El presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, ha propuesto a Moscú intercambiar al líder del partido ucraniano prorruso Plataforma Opositora por la Vida, Viktor Medvedchuk, por prisioneros de guerra en cautiverio ruso.

Zelenski ha explicado que Medvedchuk, del que ha publicado este martes en sus redes sociales una fotografía en la que aparece esposado, estuvo escondido durante más de 40 días, y ha calificado de «simbólica» su captura.

Horas antes del habitual discurso vespertino del mandatario ucraniano, el jefe del Servicio de Seguridad de Ucrania, Ivan Bakanov, había confirmado que Medvedchuk vestía la indumentaria militar ucraniana para ocultarse entre las fuerzas nacionales, según las agencias ucranianas.

En este sentido, Zelenski ha señalado que estas acciones de disfrazarse de militar ucraniano muestran «cinismo». «Es importante que nuestros cuerpos policiales y militares también consideren esta posibilidad (el intercambio)», ha agregado el mandatario ucraniano.

Tras salir a la luz la publicación de Zelenski, el portavoz de la Presidencia ucraniana, Mijailo Podoliak, había asegurado en sus redes sociales que «hoy Medvedchuk tiene que esconderse en una prisión ucraniana para sobrevivir». «Su vida está garantizada por una larga condena en prisión», ha afirmado.

Por su parte, el portavoz del Kremlin, Dimitri Peskov, ha incidido en que es necesario esperar para comprobar la veracidad de la fotografía ante el gran flujo de informaciones falsas que se dan en estos días, según apunta la agencia rusa TASS.

El líder prorruso estaba bajo arresto domiciliario desde hace más de un año acusado de traición. Sin embargo, a finales de febrero, poco después de la invasión rusa de Ucrania, se anunció que había escapado, según la prensa ucraniana.

Las autoridades ucranianas impusieron el año pasado un paquete de sanciones contra Medvedchuk y otros políticos prorrusos, incluida su mujer, en el marco de una investigación sobre la financiación del terrorismo. Kiev informó entonces de que todos los bienes de estos opositores se encuentran sujetos a sanciones durante un periodo de tres años.

Masacre de civiles

Al margen de ello, Zelenski también ha señalado que, pese a que ya se han conocido algunas imágenes de crímenes de guerra en ciudades como Bucha, los asesinatos en masa en Borodyanka, Gostomel, Makariv, Chernígov o en las regiones de Járkov y el Donbás, «no se han comentado todavía».

«Hay un creciente número de pruebas y otros datos oficiales de los terribles crímenes de los invasores en las zonas donde, por desgracia, pudieron entrar. Sobre la violencia de los militares rusos contra las mujeres, contra los niños. Sobre la violación múltiple», ha dicho.

Además, ha apuntado que las autoridades ucranianas establecerán «la verdad completa» acerca de todos estos crímenes. «No importa cuánto tiempo y esfuerzo se necesite, encontraremos a todos (los responsables)», ha añadido.

Con respecto al posible uso de armas químicas durante un ataque a la ciudad portuaria de Mariúpol, denunciado por el Batallón Azov, un grupo de extrema derecha dependiente del Ministerio del Interior ucraniano, Zelenski ha precisado que no es posible sacar conclusiones «cien por cien» de qué tipo de sustancias eran.

«Dadas las repetidas amenazas de propaganda rusa contra el uso de armas químicas contra los defensores de Mariúpol, y teniendo en cuenta el uso repetido de municiones de fósforo por el Ejército ruso, por ejemplo, en Ucrania, el mundo debe reaccionar», ha pedido.

Así, Zelenski ha recordado que hay que «reaccionar proactivamente», ya que estos hechos serán «una humillación para el mundo democrático». Por ello, ha reiterado su petición de «multiplicar los paquetes de sanciones».