Cumbre OTAN Madrid Cumbre OTAN en Madrid

Europa TEPPO TAURIAINEN / EMBAJADOR DEL REINO DE SUECIA EN ESPAÑA

"Suecia seguirá trabajando por el desarme nuclear cuando esté en la OTAN"

El diplomático asegura que sus país seguirá apostando por desempeñar un papel mediador y de distensión

Teppo Tauriainen, embajador de Suecia en España, durante una entrevista con El Independiente

Teppo Tauriainen, embajador de Suecia en España, durante una entrevista con El Independiente Ignacio Encabo

Suecia es, junto a Finlandia, una de las protagonistas de la cumbre de Madrid. Su embajador, Teppo Tauriainen, lleva tres años en España y se siente a gusto. Espera recuperar ese tiempo en el que con la pandemia no podía moverse y realizar actividades por todo el territorio nacional como le habría gustado. La demanda de Suecia de ingresar en la OTAN ha topado con el rechazo de Ankara, que reprocha a los dos países nórdicos su política de acogida con refugiados kurdos, que para Turquía son sospechosos de terrorismo. Suecia y Finlandia están tratando de aclarar la situación. Como asociados de la OTAN, los dos países están presentes en la cumbre de Madrid, pero aún queda una pequeña esperanza de que sea entonces cuando los aliados den su luz verde. Han de hacerlo por unanimidad.

En todo caso Suecia está presente en la cumbre de Madrid como país asociado. Será la primera ministra, Magdalena Andersson, quien encabece la delegación. En esta entrevista con El Independiente, el embajador de Suecia en España, que se expresa de forma fluida en nuestro idioma, reconoce que “hemos vuelto a la situación anterior de enfrentamiento entre Este y Oeste” y deja claro que su país buscó la seguridad colectiva que proporciona la OTAN al ver que su entorno era cada vez más inseguro, tras la invasión rusa de Ucrania. 

Pregunta.- ¿Cómo se ve desde Suecia la celebración de la cumbre de Madrid? ¿Marca un punto de inflexión? ¿Cómo la valoran?

Respuesta.- Es una cumbre histórica porque lo que ha pasado en Ucrania con la invasión de Rusia ha cambiado nuestra seguridad y el orden de la seguridad europea que conocemos desde hace 30 años. También para la OTAN es importante, porque hace algunos años se hablaba de cuál iba a ser el futuro de la OTAN. Y ahora hemos vuelto a la situación anterior de enfrentamiento entre el Este y el Oeste.

P.- En el caso de Suecia después de 200 años de no alineamiento, que les gusta más que neutralidad, deciden entrar. ¿Se sienten amenazados?

Nos faltaba la garantía de la seguridad colectiva y eso fue el punto clave para que el gobierno sueco propusiera el ingreso en la OTAN»

R.- Hay una nueva situación de inseguridad, eso es lo importante. El gobierno lanzó un estudio en marzo junto al resto de partidos políticos para ver en qué situación estamos. Y el resultado es que hay un cambio. No creemos que Rusia vaya a invadir Suecia, pero hay una sensación de inseguridad, y esto se ha traducido en buscar más garantías de seguridad. Nosotros ya tenemos muchos acuerdos de cooperación bilateral de defensa con algunos socios de la OTAN: EEUU, Reino Unido, con nuestros vecinos, Noruega, Finlandia… Especialmente con Finlandia en el área de defensa. Pero faltaba la garantía, y esa garantía viene con la seguridad colectiva. Y ese fue el punto clave para que el gobierno sueco propusiera la solicitud de ingreso.

P.- ¿Qué va a cambiar para los suecos estar en la OTAN?

R.- A corto plazo no mucho. Vamos a estar presentes en la OTAN de una forma que no estábamos antes, pero en la práctica ya hemos participado en ejercicios y operaciones. Hay que hacer cierta adaptación, pero ya ha avanzado mucho en interoperabilidad. Habrá que aumentar el número de personas que trabajan en defensa. El secretario general ha dado pistas de que estamos listas y nuestra contribución será positiva. 

P.- ¿Les ha sorprendido que Turquía se opusiera, planteara una serie de objeciones?

R.- Un poco sí, parecía que había un acuerdo pero, de repente, apareció Turquía con esas cuestiones y fue un poco sorpresa. 

P.- ¿Qué están dispuestos a ceder ante Turquía para entrar en la OTAN?

R.- No puedo comentar con detalle, pero sí puedo decir que estamos en conversaciones con el gobierno turco para resolver esas cuestiones. Queremos explicarles nuestra situación y aclarar las dudas que tengan con nosotros a través del diálogo. Pero no lo veo como una negociación. Nos tomamos en serio las preguntas del gobierno turco y esperamos que las podamos resolver lo antes posible.

P.- Suecia siempre ha sido un refugio de perseguidos políticos. ¿Ahora los kurdos, por ejemplo, deben tener más miedo, su situación es más insegura en Suecia?

R.- No, nuestro gobierno ha sido muy claro en esto. Los derechos humanos siguen siendo igual de importantes para nosotros, y es igual para todos los miembros de la OTAN. Todos deberíamos basar la política en los mismos principios, así que eso no cambiará en nuestro caso.

P.- ¿Cree que Turquía cederá?

R.- Esperemos que sí, aunque no depende de nosotros. Depende de Turquía.

P.- ¿Hasta qué punto ha influido el hecho de que Finlandia pidiera el ingreso a la hora de decidirlo Suecia?

Los gobiernos de Suecia y Finlandia se han esforzado en coordinarse. Habría sido complicado si uno de los dos no lo hubiera solicitado»

R.- Cada país ha tomado su decisión, pero para nosotros en cuestiones de defensa es muy importante lo que ocurra con Finlandia. Ambos gobiernos hicieron el máximo esfuerzo para coordinarse. El último paso del proceso casi lo hicimos paralelamente y entregamos la solicitud el mismo día. Habría sido muy complicado si uno de los dos países no lo hubiéramos solicitado. Estamos tan cerca en materia de defensa que era lo lógico. Habría sido un poco raro que uno quedara fuera.

P.- Y por eso el veto es común aunque las características son distintas.

R.- Si, claro, aunque desconozco el detalle de lo que exigen a Finlandia, pero imagino que son similares.  

P.- ¿Cree que finalmente entrarán?

R.- Sería raro lo contrario porque podría en cuestión la política de puertas abiertas de la OTAN si Suecia y Finlandia no pueden entrar. La duda es cuándo será: si durante o después de la cumbre. 

P.- Críticos como el ex diplomático Pierre Schori señala como Suecia rompe con su tradición de ser un país antinuclear, ya que la OTAN es un club nuclear. ¿Es así?

Nuestro gobierno ha dejado muy claro que la política en asuntos exteriores sigue inalterable. Valoramos los mismos principios»

R.- No. Cuando hizo el estudio nuestro gobierno sobre dónde estamos en nuestra política de seguridad, dejó muy claro que la política de asuntos exteriores sigue igual que antes, valoramos los mismos principios. Por ejemplo, podemos seguir trabajando sobre desarme nuclear, como hace Noruega o Alemania, de manera que nuestro ingreso no va a impedir que sigamos en la misma línea. También España lo hace.

P.- Sí, pero Suecia ha sido siempre como un estandarte. Su papel como factor de distensión y mediador ha sido un referente. 

R.- Sí, y eso seguirá siendo importante para nuestro gobierno. Ha sido claro en cuanto a la continuidad de la misma política. Vemos que hay margen. Seguiremos desempeñando ese papel de mediación. Si alguien está interesado en nuestra mediación, seguimos abiertos a ello. Noruega lo hace y es miembro de la OTAN.

P.- ¿Y no conciben o no ven necesario el despliegue de armamento nuclear en territorio sueco?

R.- No, no esperamos que haya armas nucleares en nuestro territorio ni bases de la OTAN permanentes y tampoco en territorio finlandés. No está en la agenda. Los dos países tenemos unas fuerzas armadas capaces para protegernos. Y más aún con la ayuda de la OTAN.

P.- De momento no hay aún ni en países del Este.

R.- No, de momento no.

P.- ¿Qué aporta Suecia a la OTAN? La OTAN aporta la garantía del artículo 5. Porque Suecia, como Finlandia, han invertido mucho en defensa.

R.- Sí. Para la OTAN también será bueno. Si vemos el mapa de Europa veremos que en el Norte hay una parte blanca que forman Suecia y Finlandia. Es una parte importante, así que la fuerza de la OTAN aumenta. Los dos países sumamos tanto con la tropas en el caso de Finlandia, como con el equipamiento en nuestro caso, como submarinos para operar en el Báltico. Por lo tanto vamos a ser complementarios. También hay un efecto disuasorio en favor de la OTAN. 

P.- Y con la incorporación de Suecia y Finlandia va a ocurrir en el Consejo Ártico todos serán aliados menos Rusia. ¿Eso puede incrementar la tensión? 

R.- Ahora todo ha cambiado mucho con la invasión de Rusia, pero nuestra cooperación en el Ártico había sido diferente a la cooperación con Moscú en otros ámbitos, a pesar de tener algunos intereses y desafíos comunes. Ahora las gestiones en el Consejo Ártico prácticamente se han suspendido. Antes funcionaba muy bien porque también había un diálogo entre pueblos, incluidos los indígenas  que viven en el norte. Es difícil, pero deberíamos poder funcionar igual en el futuro cuando las relaciones con Rusia sean mejores. 

P.- En los partidos suecos, los socialdemócratas son los que han dado el giro más grande, de 180 grados, y a uno le viene a la cabeza a Olof Palme. ¿Usted cree que Palme estaría a favor del ingreso en la OTAN?

R.- No sé. Y para los socialdemócratas el mantenerse no alineados siempre ha sido muy importante, pero son posiciones que se adoptan teniendo en cuenta el contexto global. Antes parecía lo mejor. Ahora la situación ha cambiado por las acciones de Rusia. Cada político debe valorar los cambios y sus implicaciones, y eso es lo que ha hecho el partido socialdemócrata.

P.- En las elecciones de otoño, ¿tiene algún papel?

R.- No. De los ocho partidos que hay en el Parlamento ahora, seis están a favor y dos en contra. Más que estar en contra, es que no han dicho que sí. La mayoría es muy grande y no será un tema de la campaña electoral. 

P.- ¿No se planteó en ningún momento hacer un referéndum?

Descartamos un referéndum por el riesgo de desinformación habría sido muy grande»

R.- No. Todos los partidos tuvieron muy claro que no era el momento de hacer un referéndum porque el riesgo de desinformación y de implicación habría sido muy grande. 

P.- ¿Y no tienen miedo a represalias por parte de Rusia? 

R.- Puede ser que haya represalias, pero estamos preparados. Es posible que haya provocaciones o desinformación, pero tenemos que estar preparados para eso. Lo importante es que somos nosotros los que decidimos, no lo deciden en Moscú. Igual que en el caso de Ucrania: Kiev decide, no Moscú. Rusia no lo acepta porque cree que es su área de influencia y eso no lo aceptamos.

P.- ¿Se están enviando armas a Ucrania?

R.- Si, pero de tipo defensivo. Y esto es histórico para nosotros porque la última vez que enviamos armas a un país en conflicto fue durante la II Guerra Mundial. Entonces enviaron armas a Finlandia.

P.- Ustedes conocen muy bien a Rusia. ¿Les sorprendió la invasión?

R.- Sí y no. Ya hemos visto lo ocurrido con la invasión de Crimea en 2014, pero no pensábamos que invadiera Ucrania como lo han hecho, todo el país. En ese sentido fue una sorpresa, pero la tendencia de Putin ha sido muy negativa en sus actuaciones, en cómo intenta influenciar a sus vecinos. 

P.- ¿Cree que hay que dejar una puerta abierta para poder negociar?

Hemos de ser firmes en la defensa de nuestros valores y a la vez estar abiertos al diálogo, aunque ahora no existe esa doble vía»

R.- En nuestro caso, hemos sido muy claros en cuanto a las sanciones a Rusia, porque esa acción es completamente inaceptable. Hay que mostrar que se está en contra. Antes de la invasión nuestra relación con Rusia no era muy buena porque criticamos lo que estaba pasando allí. Siempre hemos dicho que debemos ser firmes en cuanto a nuestros principios y valores. Al mismo tiempo, en una aproximación de doble vía, hay que estar abierto al diálogo, aunque ahora mismo no existe ninguna conversación con Moscú. Nuestra voluntad de que haya diálogo sigue ahí, pero de momento está muy difícil. No tenemos frontera con Rusia, pero históricamente hemos tenido muchos contactos empresariales y entre la sociedad civil, algo que hemos facilitado para promover los derechos humanos, los valores democráticos… Ahora esto es casi imposible.  

P.- ¿Qué efectos económicos está sufriendo Suecia?

R.- Son más indirectos porque nuestro comercio con Rusia es limitado. No importamos directamente energía, pero los efectos secundarios los notamos como la subida de precios, o la falta de fertilizantes. 

P.- En los últimos días ha aumentado la tensión entre Lituania y la Federación Rusa por la aplicación de las sanciones de la UE y su efecto en Kaliningrado. ¿Ve riesgo de confrontación entre la OTAN y Rusia? Es posible que entren en una Alianza al borde de la guerra con el Kremlin…

R.- El efecto disuasorio es el más importante. Las consecuencias de una confrontación con la OTAN serían muy graves. Esperemos que este efecto sea decisivo.

P.- ¿Cómo será la nueva OTAN que salga de esta cumbre, con las lecciones aprendidas de la invasión rusa de Ucrania?

R.- La OTAN ha de definir cuál es su tarea más importante. Los que tuvieron dudas sobre si la prioridad de proteger a Europa era el fundamento de la OTAN han visto que sigue siendo importante. Pero sé que en España hay una visión más amplia, de 360 grados. hemos de tener ene cuenta todo lo que puede influir en la seguridad e los europeos. Lo que pasa en el Sahel, por ejemplo en cuanto a terrorismo flujos migratorios, nos afecta. También está el debate de la cooperación entre la UE y la OTAN. Hemos de evitar duplicaciones. Y hay que destacar el papel de EEUU para la seguridad europea. 

P.- El problema es si gana Donald Trump, tan crítico con el papel de los europeos… 

R.- Lo que ha pasado ahora puede generar cambios. Muchos países europeos han anunciado el aumento de gastos militares. Los europeos seremos más fuertes en defensa. Si todos lo hacemos, vamos a tener más capacidad de defendernos. 

P.- Hay señales de que vamos a una nueva guerra fría y enfrente tendremos a Rusia, y a una superpotencia como China. 

R.- La tendencia no es muy positiva. Esperemos que no sea una nueva guerra fría. No sé si los chinos se unirían a Rusia contra el resto del mundo. China tiene intereses en el resto del mundo. Es una relación complicada para la UE. Tenemos una estrategia de diferentes vías: cooperamos en medio ambiente y clima, somos competidores en algunos sentidos, y somos conscientes de ciertos riesgos. Es una relación compleja. Veremos cómo evoluciona la relación entre la UE y China. Pero no es lo mismo que Rusia porque China hasta ahora no ha invadido otro país.

P.- Ucrania es la principal víctima de la guerra pero Europa quedará muy dañada. 

R.- Hemos de ser serios porque si queremos defender nuestros principios, hemos de asumir las consecuencias. Habría sido mejor no sufrirlas, pero todos hemos sido conscientes de ello. Ha sido muy importante mostrar a Rusia que no es aceptable lo que ha hecho. 

Te puede interesar

Comentar ()