Europa | Internacional

Los socialdemócratas suecos apoyan el ingreso en la OTAN en un viraje histórico

El presidente finlandés, Sauli Niinistö, y la primera ministra sueca, Magdalena Andersson, harán una declaración el martes

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, junto al premier británico, Boris Johnson

La primera ministra sueca, Magdalena Andersson, con el premier británico, Boris Johnson. EUROPA PRESS

Vivimos momentos que nunca habríamos imaginado. Los socialdemócratas suecos, el partido que ha hecho gala de su pacifismo y su vocación antinuclear, ha tomado una decisión que supone un viraje histórico: apoyará el ingreso de Suecia en la OTAN, según han dado a conocer en un comunicado, informa la televisión pública sueca svt. La toma de esta decisión arrancó el pasado 3 de mayo y despertado dudas en algunos de sus miembros históricos. Pero la invasión rusa de Ucrania ha hecho que la mayoría se incline por unirse al camino ya anunciado por la vecina Finlandia. 

«El no alineamiento militar ha servido a Suecia en el pasado, pero nuestra conclusión es que ya no nos sirve para el futuro. No es una decisión tomada a la ligera», ha dicho la primera ministra sueca, Magdalena Andersson.

El ministro de Defensa, Peter Hultqvist, que se opuso radicalmente a la OTAN, ha reconocido que ha sido un proceso difícil porque muchos en el partido ven clave este distanciamiento de la Alianza. «Pero no puedes quedarte anclado en lo viejo».

El de los socialdemócratas ya se anticipaba desde que se dio a conocer el viernes un informe conseguido por el gobierno en el que se especifica que “si Suecia y Finlandia se convierten en miembros de la Alianza Atlántica, todos los países nórdicos y bálticos quedarán protegidos con las garantías de la defensa colectiva”. Es decir, por el artículo 5 de la OTAN que señala que si un aliado es atacado, todos actuarán en su defensa. Presentaron el informe la ministra de Exteriores, Anne Linde, y el titular de Defensa, Peter Hultqvist. 

Este lunes habrá debate en el Parlamento sueco, y después anunciará la decisión el gobierno. El martes 17 el presidente de Finlandia, Sauli Niinistö, viaja a Estocolmo donde se espera una declaración conjunta con la primera ministra sueca, Magdalena Andersson. 

La invasión rusa de Ucrania ha hecho saltar por los aires el mapa de la seguridad europea, tal y como estaba configurado. “La agresión a gran escala de Rusia tiene una naturaleza y un alcance no experimentado desde la Segunda Guerra Mundial”, dice el informe del gobierno sueco. Más del 60% de los suecos quieren estar en la Alianza Atlántica. 

Finlandia se mantenía neutral por pragmatismo. Así se garantizaba la buena relación con el país con el que libró dos guerras en el siglo XX. Pero ya no se fía. Solo un 10% de los finlandeses rechaza el ingreso. El presidente Sauli Niinistö habla de que ha empezado «una nueva era».

“Hasta ahora la razón principal por la que Finlandia nunca ha considerado la entrada en la OTAN era para mantener las relaciones con Rusia. Desde el ataque ruso en Ucrania esa razón ya no tiene sentido porque mantener una buena relación con Rusia en esta situación es imposible. Y lo que hemos visto después del ataque ruso es un giro radical en la opinión pública. Hasta el ataque la mayoría estaba en contra de entrar en la OTAN y no variaba mucho pasara lo que pasara. Ahora ha aumentado la presión al gobierno y los políticos”, señala Tuomas Iso-Markku, investigador en el Finnish Institute of International Affairs. 

Para Finlandia no entrar en la OTAN tenía que ver con nuestra relación con Rusia… En Suecia no formar parte de una alianza era parte del perfil político del Partido Socialdemócrata»

tUomas iso-markku, investigador en el finnish institute of foreign affairs

“Suecia dará este paso también. Para Finlandia no entrar en la OTAN era un instrumento político, tiene que ver con la relación con Rusia porque es nuestro vecino y es muy importante. En Suecia no formar parte de una alianza es una parte de la identidad nacional y es una parte clave o lo ha sido del perfil político del Partido Socialdemócrata, el más importante en Suecia. No es una decisión fácil para este partido. Hay voces en contra”, añade Iso-Markku.  

Entre quienes se manifiestan en contra está el veterano diplomático Pierre Schori, quien fuera asesor de Olof Palme, para quien el proceso en el Partido Socialdemócrata ha sido demasiado forzado. “¿Está amenazada Suecia? ¿Se enfrenta Gotland a una invasión? Muy pocos lo creen. Además, Putin parece haberse empantanado en Ucrania, que podría convertirse en su Afganistán. La amenaza más grave para la seguridad europea sería una guerra entre la OTAN y Rusia”, ha escrito en la prensa sueca Schori. “Si nos unimos a la alianza nuclear, perdemos el derecho a continuar la lucha mundial contra la bomba atómica y, paradójicamente, también fortalecemos a Putin, que utiliza la propia amenaza de las armas nucleares”. 

Sin embargo, los detractores como Schori han quedado en minoría entre los socialdemócratas. También se oponen ecologistas y comunistas. Uno de los más firmes adalides del ingreso en la OTAN es el ministro de Defensa, Peter Hultqvist, quien antes era un opositor categórico a dar este paso. Los ex ministros de Asuntos Exteriores Jan Eliasson y Margot Wallström también han defendido la pertenencia a la OTAN y su mensaje pesa mucho en el partido.

La ‘zona gris’

Suecia y Finlandia tendrán que esperar a ser miembros de la OTAN hasta que los Parlamentos de los 30 países miembros lo ratifiquen. La OTAN ha ofrecido una vía rápida, ya que los dos países son democracias plenas y ya trabajan en coordinación con la Alianza.

“Es muy importante para Suecia y Finlandia que los grandes países de la OTAN como EEUU, Reino Unido y Alemania prometan apoyo y protección durante el proceso de adhesión. Se describe como una zona gris porque los países candidatos no están protegidos por el artículo 5 de la Carta de la OTAN hasta la ratificación”, señala Mats Knutson en la cadena de televisión pública sueca svt. 

Tanto Finlandia como Suecia suministran seguridad, no solo la consumirán… Suecia será de gran ayuda para la seguridad del Báltico»

linos kojalas, director del eastern europe studies centre de vilna

“Tanto Finlandia como Suecia suministran seguridad, no solo la consumirán. Finlandia tiene un ejército muy preparado y un equipamiento militar sofisticado con enormes capacidades de inteligencia.  Suecia también es un país que va a ser de gran ayuda para la seguridad del Báltico”, apunta Linos Kojalas, director del Eastern Europe Studies Centre de Vilna. 

La ministra alemana de Exteriores, Annalena Baerbock, ha asegurado en la cumbre informal de la OTAN en Berlín que la República Federal procederá por la vía más rápida posible. Reino Unido ha ofrecido garantías de seguridad a Finlandia y Suecia. 

En el polo opuesto se encuentra Turquía, que es reticente al ingreso, si bien no ha dicho que lo vaya a bloquear. El presidente turco, Racep Tayyip Erdogan, acusa a los países nórdicos, sobre todo a Suecia, de servir de “refugio de terroristas”, en referencia a los kurdos del PKK.

Los aliados en su reunión informal de Berlín este fin de semana se han mostrado confiados de vencer las reticencias de Ankara. El ministro de Asuntos Exteriores de Turquía, Mevlüt Çavuşoğlu, ha dicho que Suecia y Finlandia han de dejar de apoyar a los terroristas, brindar garantías de seguridad y levantar las restricciones a la exportación.

Muchos temen que esperen más a cambio. La diplomacia turca suele aprovechar estas ocasiones para conseguir lo que lleva tiempo persiguiendo, ya sean armas o ventajas comerciales.  

Te puede interesar

Comentar ()