El presidente estadounidense, Joe Biden, ha prometido que habrá «consecuencias» para Arabia Saudí por la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) y sus aliados, liderados por Rusia, de reducir y ajustar a la baja la producción de crudo.

Así, el inquilino de la Casa Blanca ha alertado de que esto muestra una clara «ruptura» en la relación entre las partes, lo que obliga a Washington a «revisar» la situación tras acusar a Riad de alinearse con Moscú en el marco de las consecuencias energéticas derivadas de la invasión rusa de Ucrania.

En este sentido, ha puntualizado que el Gobierno estadounidense valorará la posibilidad de tomar medidas de represalia contra Arabia Saudí después de que los diputados demócratas así lo sugiriesen.

«Habrá algunas consecuencias por lo que han hecho con Rusia», ha aseverado Biden en una entrevista concedida a la cadena de televisión CNN, si bien no ha especificado de qué medidas podría tratarse. «Lo tengo en mente», ha dicho.

Las palabras de Biden llegan después de que la OPEP anunciara la semana pasada que ajustaría a la baja de 2 millones de barriles diarios la producción de petróleo, algo que ha provocado críticas ente los altos cargos de la Casa Blanca y los miembros del Congreso estadounidense.

El anuncio del ajuste de la producción de la OPEP ha impulsado al alza los precios del barril de petróleo, que en su variedad Brent, de referencia para Europa, escalaba a 93,35 dólares, un 1,69 por ciento más, su nivel más alto desde el 21 de septiembre.