Internacional

Aún no has sido derrotado

Manifestación exigiendo la liberación de Alaa Abdefaltah en Londres. Alisdare Hickson

RightsCon es la conferencia a la que Alaa asistió en octubre de 2011, entre la redacción de su artículo sobre Maspero, y el regreso para enfrentarse al Fiscal Militar. Cada año Access Now, los organizadores, honran su trabajo y en 2017, pudo escribir una carta dirigida a la conferencia.


A RightsCon,

Esta semana comienzo mi cuarto año en prisión. Puede que me liberen en octubre, si se acepta mi apelación. Pero luego puede que no. Puede que me liberen en marzo de 2019, cuando haya cumplido toda mi condena. Pero entonces puede que no. Tienen otros casos pendientes contra mí. Si me liberan, podría asistir a esta conferencia, pero entonces podría no hacerlo: mi sentencia viene acompañada de cinco años de libertad condicional, y quién sabe si podrán encontrar un lugar para la conferencia en un país que conceda visados a personas como yo para cuando se me permita viajar.

No pretendo ser demasiado pesimista; el mejor escenario es tan probable como el peor. El verdadero problema es que hay muy poco que se pueda hacer para influir en lo que sucederá. Pero eso no es lo que realmente me preocupa. Vivimos en tiempos enormemente reaccionarios. Mi derrota era inevitable.

Vivimos en tiempos enormemente reaccionarios. Mi derrota era inevitable

Lo que me preocupa es que cuando consiga llegar a esta conferencia, o a otra similar, seré una vergüenza total para los organizadores y los asistentes. En mi aislamiento sólo puedo construir una imagen fragmentada de cómo es el mundo exterior. Y cuando se trata de tecnología, esa imagen se basa únicamente en los puntos de vista y las acciones de los gobiernos y las gigantescas empresas tecnológicas que logran filtrarse a través de los medios de comunicación controlados por el Estado. No en lo que hacen y dicen las personas y las comunidades.

No disfrutarías viendo a un ludita divagar sobre una distopía aterradora en la que los derechos laborales son pisoteados por startups que ni siquiera planean obtener beneficios (o pagar impuestos) pero que de alguna manera son capaces de recaudar suficiente capital para inundar los mercados, abrumar a los reguladores, influir en la política, litigar perpetuamente y todavía tener suficiente dinero para gastar en relaciones públicas que hacen girar todo esto como el glorioso efecto disruptivo de la economía gig. Una distopía en la que el debate libre en una esfera pública compartida, arraigada en una realidad comúnmente experimentada y muy descentralizada, se sustituye por un canal de noticias, seleccionado por un oscuro algoritmo basado en el círculo de amigos y la elección de celebridades.

Ya te veo poniendo los ojos en blanco mientras me preocupo por el bot que determinará qué noticias no son falsas, el bot que determinará qué política es mejor, o la cuestión de quién es el dueño de los datos, quién controla la nube y cómo ha llegado a suceder que hayamos sustituido la noción mística de que nacemos con todo el conocimiento del universo ya dentro de nosotros por la no menos mística de que el único aprendizaje que necesitamos es el bayesiano y que la única abstracción que necesitamos es MapReduce.

Imagen de Alaa Abdelfatah de 2011 Lilian Wagdy

Al fin y al cabo, estoy fuera de onda y ligeramente desfasado

Para que no me consideren demasiado pesimista, admitiré que esta distopía es tan probable como la visión utópica que insiste en que los drones asesinos resultarán ser como los buenos terminators, que Facebook vencerá a las noticias falsas con un truthbot y sus compañeros humanos felizmente empleados en gloriosos centros de llamadas de última generación como moderadores de contenidos. Que Elon Musk resuelva el problema energético mundial, que Bill Gates acabe con el hambre, que Google encuentre la cura del cáncer y que Uber o Foxconn afecten a los derechos laborales es irrelevante porque todos cobraremos una renta básica universal, tendremos líneas de crédito ilimitadas o gestionaremos nuestra propia operación de minería de Bitcoin. La contrarrevolución nunca ocurrió; los sueños ingenuos de los primeros tiempos de las comunidades de internet y el movimiento del software libre no se han perdido, sólo se han actualizado, limpiado y despojado de cualquier atisbo de ideología para hacerlos más universales.

Y no, el hecho de que ya nadie pague impuestos no es una amenaza para la democracia porque todos dan mucho a la caridad. Sí, esta utopía también es probable, tan probable como la visión de una coalición entre Trump, Sisi, Duterte, Orban, Modi, Erdogan, Putin, Bin Salman, y quién sabe si incluso Le Pen, que lleve al mundo civilizado a una nueva era de prosperidad y seguridad y estabilidad y crecimiento sostenible. Sí, puede suceder. Millones y millones lo creen y no pueden estar todos equivocados, ¿verdad? Sin embargo, usted tiene la oportunidad de influir en el amplio espectro entre estos escenarios igualmente improbables (o probables) en el que se encuentra el futuro.

Sí, en la simple cuestión de cómo retirar finalmente el hashtag #FreeAlaa tienes poca, o ninguna, agencia, pero en la cuestión de si Internet es un espacio en el que nos reunimos para disfrutar, afirmar, practicar y defender los derechos y libertades universales tienes mucha agencia. A diferencia de mí, aún no has sido derrotado.

No tengo mucho que decir a modo de consejo. Al fin y al cabo, estoy fuera de onda y ligeramente desfasado. Lo mejor que puedo hacer es repetir temas que solía tocar cuando participaba en conferencias como estas en el pasado (la última vez fue en 2011, creo):

Las revoluciones árabes se perdieron cuando los revolucionarios se convirtieron en reclutas involuntarios y sin voluntad en las guerras por delegación entre las potencias regionales

Arregla tu propia democracia: Esta ha sido siempre mi respuesta a la pregunta «¿Cómo podemos ayudar?» Sigo creyendo que es la única respuesta posible. No solo es donde vives, trabajas, votas, pagas impuestos y te organizas el lugar donde tienes más influencia, sino que un retroceso en los derechos humanos en un lugar donde la democracia tiene profundas raíces es seguro que se utilizará como excusa para violaciones aún peores en sociedades donde los derechos son más frágiles. Confío en que los recientes acontecimientos hayan puesto de manifiesto que hay muchas cosas que deben arreglarse. Estoy deseando que me inspire la forma en que lo hagáis.

No juegues al juego de las naciones: Perdemos mucho cuando permites que tu trabajo se utilice como instrumento de política exterior, por muy benigna que sea tu actual coalición de gobierno. Nos arriesgamos mucho cuando la defensa de los derechos humanos se convierte en un arma en una guerra fría (al igual que las revoluciones árabes se perdieron cuando los revolucionarios se convirtieron en reclutas involuntarios y sin voluntad en las guerras por delegación entre las potencias regionales). Nos dirigimos a ustedes no en busca de aliados poderosos, sino porque nos enfrentamos a los mismos problemas globales y compartimos valores universales, y con una firme convicción en el poder de la solidaridad.

Mi discurso online se utiliza a menudo en mi contra en los tribunales y en las campañas de desprestigio, pero no es la razón por la que se me persigue

Defender la complejidad y la diversidad: Ningún cambio en la estructura u organización de internet puede hacer mi vida más segura. Mi discurso online se utiliza a menudo en mi contra en los tribunales y en las campañas de desprestigio, pero no es la razón por la que se me persigue: lo es mi actividad fuera del mundo digital.

Mi difunto padre cumplió una condena similar por su activismo antes de que existiera la web. Lo que realmente ha cambiado internet no es la disidencia política, sino la disidencia social. Debemos protegerla como un espacio seguro en el que la gente puede experimentar con las identidades de género y sexuales, explorar lo que significa ser gay o madre soltera o ateo o cristiano en Oriente Medio, pero también lo que significa ser negro y estar enfadado en Estados Unidos, ser musulmán y ser condenado al ostracismo en Europa, o ser un minero del carbón en un mundo que debe reducir los gases de efecto invernadero.

Nos encanta la tecnología porque nos permite ser los actores de nuestro propio espectáculo, los narradores de nuestra propia narrativa y los filósofos de nuestro propio discurso

La red es el único espacio donde pueden confluir todos los modos de ser palestino. Si expreso esta precariedad con violencia simbólica, ¿me escucharán? ¿Me protegerás tanto de la persecución por parte de la clase dirigente como de la de los demás o de la explotación por parte de los extremistas bien financiados?

Haz valer tu derecho a ser un creador, no un consumidor: Nos encanta la tecnología porque nos permite ser los actores de nuestro propio espectáculo, los narradores de nuestra propia narrativa y los filósofos de nuestro propio discurso. No somos un globo ocular para los publicistas ni un grupo demográfico para los encuestadores. Que siga siendo así, por favor. Que siga siendo así.


Alaa Abdelfatah es un activista egipcio de 40 años que ha pasado los últimos nueve años de su vida encarcelado en Egipto por su participación en las protestas pacíficas y prodemocracia. Lleva más de 200 días en huelga de hambre y a principios de noviembre, con motivo de la Cumbre del Clima en Sharm el Sheij (Egipto), dejó de beber agua. A pesar de las reiteradas llamadas a su liberación por parte de la comunidad internacional, el régimen del Abdelfatah al Sisi le mantiene en la cárcel.

Fragmento de ‘You Have Not Yet Been Defeated’ (Aún no has sido derrotado, en español), el libro más reciente de Alaa Abdelfatah.

Te puede interesar

Comentar ()