Europa | Internacional

Un recién nacido muere en un bombardeo ruso a un hospital en Vilniansk

Sala de maternidad del hospital de Vilniansk tras el bombardeo ruso

Sala de maternidad del hospital de Vilniansk tras el bombardeo ruso Telegram de Oleksandr Starukh

«El dolor llena nuestros corazones». El gobernador de Zaporiya, Oleksandr Starukh, ha informado esta madrugada en Telegram que como consecuencia de un ataque con misiles rusos contra una maternidad en la ciudad de Vilniansk, en la provincia (oblast) de Zaporiya, ha muerto un recién nacido. La madre se ha salvado milagrosamente. El servicio de emergencias ha difundido un vídeo en el que se ve a los socorristas intentando rescatar a un hombre semienterrado entre los escombros.

«Durante la noche los monstruos rusos dispararon enormes cohetes conra la pequeña sala de maternidad del hospital de Vilinansk. Nuestros corazones rebosan de dolor: un bebé que acaba de llegar a este mundo ha sido asesinado», ha escrito el gobernador de Zaporiya en su canal de Telegram.

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, se ha referido a esta muerte y a otras dos del martes en Kupiansk. «El enemigo ha decidido una vez más intentar alcanzar con terror y asesinatos lo que no ha podido conseguir en nueve meses de guerra», ha dicho Zelenski. Zaporiya, como Jersón, Donetsk y Lugansk son provincias ucranianas que se anexionó tras referéndum farsa la Federación Rusa sin tener el control total del territorio.

En marzo, las bombas rusas destruyeron un hospital infantil y de maternidad en Mariúpol. Entonces murieron tres personas y resultaron heridas 17. Una mujer embarazada que estaba en el hospital en el momento del ataque fue trasladada y murió días después. También, su bebé.

Después de los fracasos en el campo de batalla, el último en Jersón, el Kremlin ha incrementado los ataques sobre las infraestructuras energéticas con el fin de que la población ucraniana salga en masa del país para evitar morirse de frío y hambre. De hecho, en Jersón están empezando las evacuaciones porque antes de salir de la ciudad las tropas rusas sabotearon las redes de suministro. Como decía el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, el Kremlin quiere «una Ucrania sin ucranianos».

Te puede interesar

Comentar ()