Europa | Internacional

Eva Kaili confiesa: "Sabía que Panzeri era el cerebro y pedí a mi padre que escondiera el dinero"

La Justicia italiana aprueba la extradición a Bélgica de la esposa del ex eurodiputado italiano fundador de Fight Impunity

La socialista Eva Kaili, ex vicepresidenta del Parlamento Europeo.

La socialista Eva Kaili, ex vicepresidenta del Parlamento Europeo. EUROPA PRESS

La trama de corrupción en el Parlamento Europeo, por la que Qatar y Marruecos habrían pagado para interferir en decisiones políticas, va aclarándose por las confesiones de sus protagonistas. Primero habló Francesco Giorgi, pareja de la destituida vicepresidenta Eva Kaili, y ex asesor parlamentario de Pier Antonio Panzeri, quien sería el cerebro de la operación que reportaba a sus beneficiarios ingresos de cientos de miles de euros. Ahora la propia Kaili, según han publicado Le Soir y La Repubblica, ha admitido que pidió a su padre que escondiera el dinero que había en su domicilio. También ha apuntado a Panzeri como impulsor de toda la corruptela.

La eurodiputada griega ha reconocido que las bolsas de dinero en efectivo que llevaba su padre Alexandros cuando fue interceptado por la policía el sábado 10 de diciembre después del registro de la casa donde convivían Eva Kaili y Francesco Giorgi, quienes tienes un hija de apenas dos años. «Sabía que Panzeri era el cerebro de la trama y pedí a mi padre que se llevara el dinero», habría dicho Kaili, que comparece ante el juez el 22 de diciembre.

Giorgi se autoinculpó en el primer interrogatorio con el fin de que liberaran a su pareja. Aseguró que era él quien hacía de intermediario para Panzeri, su antiguo jefe. Cuando se retiró como eurodiputado, después de tres legislaturas, creó una fundación Fight Impunity, que servía de tapadera para blanquear el dinero aportado por países como Qatar o Marruecos, que tenían objetivos concretos en el Parlamento Europeo.

A la vez, Fight Impunity, que en teoría se dedicaba a la defensa de los derechos humanos, contaba entre sus miembros honoríficos a figuras de primera fila como la ex Alta Representante para la Política Exterior y de Seguridad Federica Mogherini, el ex primer ministro francés Bernard Cazeneuve, o la ex eurodiputada Emma Bonino, quienes se han desmarcado de Panzeri.

El ex comisario de Interior Dimitros Avramopoulos sí que recibió unos ingresos de 60.000 euros anuales de la ONG de Panzeri, según ha reconocido quien fuera alcalde de Atenas y ministro de Nueva Democracia en varias ocasiones.

La familia, implicada

Las investigaciones, iniciadas por los servicios de espionaje belgas en coordinación con los de otros cuatro países, concluyeron que había indicios de blanqueo de capitales, de modo que entró en acción el fiscal jefe Michel Claise, conocido como el Sheriff, quien estuvo presente en los registros efectuados el pasado 9 de diciembre. En la operación se incautaron un total de 1,5 millones de euros.

Antonio Panzeri, que tenía excelentes relaciones con los servicios secretos de Marruecos, vía un viejo conocido, el actual embajador de Marruecos en Polonia, Abderrahim Atmoun, ha admitido su responsabilidad. Su esposa Maria Dolores Colleoni y su hija Silvia Panzeri están detenidas en Brescia, Italia.

La justicia italiana ya ha autorizado la extradición la esposa de Panzeri, a pesar de que ella ha negado estar al tanto. Sin embargo, los investigadores cuentan con grabaciones en las que el ex eurodiputado italiano habla con su esposa de los regalos recibidos. La familia llegó a gastar 100.000 euros en unas vacaciones navideñas.

Eva Kaili y Francesco Giorgi, que conocía a Panzeri desde que entró a trabajar como becario en el Parlamento Europeo, habían comprado recientemente un terreno en la isla griega de Paros. La Justicia griega ha congelado los bienes de la pareja y sus allegados.

Te puede interesar

Comentar ()