La mayor parte de los vuelos en Estados Unidos se encuentran afectados por un fallo en el sistema de notificaciones aéreas, según la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, por sus siglas en inglés), que trabaja para restaurar esta plataforma.

Según informa la FAA en su cuenta de Twitter, la Administración Federal ha procedido a realizar comprobaciones de validación y a reiniciar el sistema para restablecer la normalidad.

La FAA ha ordenado a las aerolíneas retrasar mientras tanto todos los vuelos domésticos hasta las 9:00 horas de Nueva York, para permitir a la agencia validar la integridad de los vuelos y la seguridad de la información.

De acuerdo con el rastreador de vuelos estadounidense FlightAware, había unos 2.500 aviones retrasados como consecuencia de este fallo informático.

Tras las primeras operaciones iniciadas para recuperar la normalidad del tráfico aéreo, la Administración de Aviación precisó que había conseguido restablecer «algunas funciones», pero las operaciones del sistema de control del espacio aéreo seguían siendo «limitadas».

El sistema de notificación a las misiones aéreas es un procedimiento que proporciona información esencial para el personal relacionado con las operaciones de vuelo y advierte en tiempo real sobre un estado anormal en el sistema aeroespacial estadounidense.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, fue informado por el secretario de Transporte sobre la interrupción del sistema de control del espacio aéreo, según informó en Twitter la Casa Blanca, al tiempo que explicó que «no hay evidencia de un ataque cibernético en este momento». En todo caso, Biden ordenó al Departamento de Transportes que abra una investigación completa sobre las causas de este fallo.

EE.UU. había sufrido una situación de caos aéreo hace dos semanas, si bien entonces se debió al paso de la tormenta invernal Elliot, que provocó miles de cancelaciones de vuelos.