La socialdemócrata Christine Lambrecht ya tiene sucesor al frente del Ministerio de Defensa de la República Federal de Alemania, quien hereda la decisión sobre la reexportación de los tanques Leopard 2, armamento que Ucrania considera vital en esta fase de la guerra provocada por Rusia. Será Boris Pistorius, de 62 años, quien hasta ahora era ministro del Interior y Deporte de Baja Sajonia desde 2013. Con este nombramiento Scholz rompe con la paridad en su gobierno tripartito (socialdemócratas, liberales y Verdes).

Christine Lambrecht anunció su renuncia este lunes después de una cadena de desatinos. La ya ex ministra dijo que se retiraba porque ella atraía demasiado el foco mediático en un momento crítico debido a la invasión rusa de Ucrania. Lambrecht había mostrado su escaso conocimiento de las Fuerzas Armadas, ya que hasta en dos ocasiones dijo que ignoraba cuáles eran los rangos militares. Incluyó a su hijo veinteañero en un viaje en helicóptero del Bundeswehr y el joven se dedicó a presumir de ello en sus redes. Pero lo más grave fue un mensaje de Nochevieja en el que aludía a la guerra de forma un tanto frívola mientras se escuchaban los fuegos artificiales de fondo.

Sin embargo, Lambrecht ha sido la imagen de una política tambaleante en Defensa del propio canciller socialdemócrata, Olaf Scholz, quien afronta su primera crisis de gobierno seria desde que asumió el poder en diciembre de 2021. Primero Scholz anunció un Zeitenwende (cambio de era) apenas tres días después de que Putin ordenara a sus tropas llevara a cabo la «operación militar especial» para «desnazificar» Ucrania. Ante el Bundestag, señaló que se dedicarían 100.000 millones a la modernización del Ejército federal. Pero su ayuda a Ucrania distó mucho de lo que se esperaba. Cuando Ucrania dio a conocer que habían recibido 5.000 cascos de Alemania, el alcalde de Kiev, Vitali Klitschko, bromeó si lo siguiente que recibirían de Berlín serían almohadas.

Esta semana es decisiva, ya que el viernes se reúne en Ramstein el Grupo de Donantes sobre Ucrania y el jueves estará en Berlín el secretario de Defensa de EEUU, Lloyd Austin . Una vez que el Reino Unido ha anunciado que va a enviar 14 Challenger 2, carros de combate de primera línea, a Ucrania y después de que Polonia se mostrara dispuesto a formar parte de una coalición internacional que entregue a Kiev un buen número de Leopard 2, corresponde a Alemania dar el visto bueno para la reexportación. Pistorius afronta esta decisión.

Pistorius es un político muy leal a Scholz, que hace tiempo pidió que se levantaran las sanciones a Rusia. Optó al liderazgo del SPD en 2019. Mantuvo hasta el verano una relación Doris Schröder-Kopf, ex cuarta esposa del ex canciller Gerhard Schröder, amigo personal del líder ruso, Vladimir Putin, y su lobista en Europa.

El ministro alemán de Economía y Cambio Climático, Robert Habeck, ya dijo la semana pasada que Alemania no se va a oponer a que otros den ayuda a Ucrania, con lo que daba a entender que la vía estaba abierta. Más difícil es que Alemania también envíe porque apenas cuenta ahora con unos 300 Leopard 2. Liberales y Verdes están de acuerdo en que se facilite la entrega a Ucrania de tanques de primera línea, como los Leopard 2, que poseen varios países europeos. Los socialdemócratas son los más reticentes, debido a que temen que conduzca a una escalada bélica aún mayor. También influye mucho la política de acercamiento a Rusia, promovida en el pasado tanto por gobiernos encabezados por conservadores como socialdemócratas.

Polonia, Finlandia y Dinamarca son firmes partidarios de que Kiev disponga de este armamento occidental, ya que Rusia está preparando a nuevas oleadas de combatientes y se prevé que en primavera a más tardar lance una ofensiva en el Donbás para conquistar el territorio que aún no está bajo su control.