De tanto desdecirse, los líderes independentistas van a terminar proclamando la Desrepública. «La vía unilateral no existe», afirmaba hoy en la SER, muy seria, Marta Rovira. Ayer, sin embargo, en declaraciones a Catalunya Ràdio, la dirigente republicana aseguraba «no pediremos permiso para implementar la república».

La secretaria general de ERC, la mujer ungida por el encarcelado Oriol Junqueras para heredar la Generalitat en las elecciones del 21-D, se ha levantado hoy menos unilateral que de costumbre. De ahí el requiebro argumental de que la declaración unilateral de independencia «es un invento patentado por el Estado». Le resulta inaceptable a la candidata que el Gobierno haya aplicado la Constitución mientras ella seguía «pidiendo diálogo y negociación» para saltársela.

De tanto desdecirse, los líderes independentistas van a terminar proclamando la Desrepública

Desdecirse es un poco lío, pero muy entretenido. La DUI ha pasado en dos semanas de tener el «valor simbólico» que le atribuía ante el juez Carme Focadell a ser culpa de Mariano Rajoy. Rovira va más allá que la ex presidenta del Parlament y culpa al Gobierno de España de ir por ahí provocando independencias. Qué lejos queda ya cuando el procès les parecía una buena idea a los independentistas. A este paso va a convertirse en el proceso ese del que usted me habla.

A Rovira, igual que la Gürtel a Rajoy, la DUI ya no le consta. Y menos aún la elaboración de la hoja de ruta por la que ahora está siendo investigada. También se desdice la republicana de que le constaran de buena fuente las amenazas de las represalias de Madrid que causarían muertos en las calles si seguían adelante con la independencia. Donde dijo que la información le llegó por «múltiples vías», dice ahora que su fuente era Carles Puigdemont.

Debería tener más cuidado Rovira con darle crédito al ex president de la Generalitat, porque también él es muy de desdecirse

Debería tener más cuidado Rovira con darle crédito al ex president de la Generalitat, porque también él es muy de desdecirse. Lo mismo huye a Bruselas tras declarar la independencia para reivindicar su europeísmo que acusa a la UE de ser «un club de países decadentes», o anuncia un referéndum para que los catalanes decidan si quieren seguir en Europa, que a la media hora vuelve a desdecirse e insistir en que el catalanismo es europeísta.

Normal que los independentistas no paren de desdecirse desde que declararon la independencia de Cataluña. Toda Desrepública necesita un Desgovern.