Si tuviera que ofenderme por un verso de Mecano elegiría, sin duda, cuando Ana Torroja canta «tú contestastes que no» en La Fuerza del Destino. Confío en que si algún día los muchachos de Operación Triunfo le piden permiso a Nacho Cano para cantarla sin la ese de más que tanto chirría no tuviera inconveniente en autorizarlo.

No ha tenido esa suerte María, la concursante OT que le ha pedido al mítico grupo de los 80 cambiar de una de sus letras la palabra mariconez porque al interpretarla a ella también le chirriaba. Si la triunfita no se sentía cómoda con el término no es porque, igual que contestastes, mariconez tampoco esté en la RAE. Lo que le escandaliza no es que forzara el diccionario el grupo del «de quién es el hijo/me has engañao fijo», que en otro de sus hits rimaba «mármol rosa» con «cualquiera cosa».

Si María quería cantar gilipollez en vez de mariconez, es porque esta palabra le parece «un insulto homófobo» aunque, añadió, «entiendo que eran otros años». A Ana Torroja, como es normal, le ha sentado fatal. Que te digan en prime time que los tuyos «eran otros años» duele más que debatir si mariconez es o no un insulto. Y ya que no está en la RAE para resolver esa duda, siempre podría la otra Academia, la de OT, consultarle si hay o no razón para ofenderse al Ministerio de Justicia de Dolores Delgado.

Algunas de las letras de nuestra adolescencia le suenan tan viejunas a los jóvenes como las del Consorcio.  Y eso jode

No puedo evitar la risa al ver indignarse a toda una generación, la mía, que une a los de treinta y tantos con los de cincuenta y algo, contra los millenials que nos cuestionan los himnos de nuestra juventud. A nosotros, que tanto nos reíamos del chacachá del tren, nos vienen ahora unos niñatos a decir que tampoco nosotros somos ya modernos. Algunas de las letras de nuestra adolescencia le suenan tan viejunas a los jóvenes como las del Consorcio.  Y eso, claro, jode.

Ana Torroja defendía en un mensaje que mariconez no es ningún insulto. La vocalista lo explicaba así: «Cuando la canción dice: siempre los cariñitos me han parecido una mariconez, quiere decir que siempre los cariñitos le han parecido una tontería, bobada, estupidez, y hasta cursilería». Seguro que a la veinteañera que le chirriaba la expresión, y que por cierto no conocía la canción de Mecano hasta que se la encargaron cantar en OT, lo entendía perfectamente. De hecho, es asociar lo homosexual a lo cursi, precisamente, lo que María dijo que no le parecía bien. Por normal que resultara a generaciones anteriores.

Es asociar lo homosexual a lo cursi, precisamente, lo que María dijo que no le parecía bien. Por normal que resultara a generaciones anteriores

Aunque algunas de sus canciones hayan envejecido mal, sin embargo, tiene razón Ana Torroja en que muchos éxitos de Mecano, como Mujer contra mujer, sirvieron para defender y visibilizar el amor homosexual. Así que igual que tienen técnica vocal, interpretación y hasta yoga, tal vez a los triunfitos deberían incluirles en la Academia clases de contexto para descubrir lo subversivo que resultaban allá por los 80 y 90 algunas canciones del pop y del rock, convertidos en himnos generacionales.

Viví los suficientes años allá por el siglo XX para que ofenderse por mariconez me parezca, efectivamente, una gilipollez. Pero también me lo parece negarse a sustituir ocasionalmente un término por otro para que el mensaje llegue a las nuevas generaciones que, como Mecano en los 80, quieren ahora luchar contra la homofobia.

Llamamos ofendiditos a los ‘millennials’ sin darnos cuenta de que, a menudo, los indignados somos nosotros cuando cuestionan nuestra ‘modernez’

Llamamos ofendiditos a los millennials sin darnos cuenta de que, a menudo, los indignados somos nosotros cada vez que nos cuestionan nuestra modernez. Tampoco saquemos las cosas de quicio porque nos llamen viejunos. No sea que terminemos defendiendo la rima de los jamones son de York. Peor arreglo y más delito tenía.