El jueves 5, a las 18.30, Javier Nart volvía en el AVE desde Madrid a Barcelona. Ese día se había reunido con Albert Rivera para comunicarle que dejaba el partido, aunque no su acta de eurodiputado. Las coincidencias del AVE: se encontró con un viejo conocido que le preguntó por su situación en Ciudadanos. Le contó su acalorada discusión con el líder de Cs y su conclusión: «Albert se ha vuelto loco».

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS