La noticia llega con sorpresa. Alguien grita en la redacción: «¡Ha muerto Pepe Oneto!». Los periódicos siguen siendo, a pesar de la digitalización, como las antiguas carabelas, en las que siempre hay un vigía que grita la última novedad, cuando esta merece la pena ser difundida a voz en grito.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS