Empecemos por recordar el caso de la terrorista de ETA llamada Natividad Jáuregi, miembro del llamado «comando Vizcaya». Esta mujer asesinó en 1981 a sangre fría con un tiro por la espalda al teniente coronel Ramón Romeo cuando salía de oír misa en la basílica de Begoña, en la ciudad de Bilbao. La Audiencia juzgó y condenó en 2007 a tres de los miembros del comando asesino que segó la vida entre otros, del teniente coronel Romeo. Pero no a la autora material de aquel crimen, la que le disparó en la nuca, que se acabó refugiando en Bélgica.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS