Dice Peter Handke (ganador del Premio Nobel de Literatura): «Vivo de aquello que los otros no saben de mí». Parece un contrasentido esta aseveración tan rotunda, sobre todo en una sociedad que ha elevado a los cielos el concepto de transparencia.

Para seguir leyendo Regístrate GRATIS