Pedro Sánchez logró ayer ser investido presidente del gobierno por una exigua mayoría de dos votos. A pesar de las llamadas de los partidos de la derecha al «patriotismo» de algún diputado del PSOE, la disciplina de voto se mantuvo férrea, como era de esperar.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate