El fundador de la psicología individual, discípulo de Freud, Alfred Adler decía algo que debería oír el nuevo Gobierno: “Es más fácil luchar por unos principios que vivir de acuerdo con ellos” y el presidente Pedro Sánchez aprender del filósofo Sanders Peirce que en el XIX ya escribió que “la identidad de un hombre consiste en la coherencia entre lo que es y lo que piensa”. Ambas frases nos las podemos aplicar casi todos en esta sociedad anestesiada en la que se ha convertido España. 

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate