Me decía insistentemente Felipe González hace ya muchos años que en materia de moral y costumbres «un gobierno no debería nunca imponer por ley algo que no fuera comúnmente comprendido y compartido por la mayoría social de un país» porque este es un terreno resbaladizo en el que no conviene intervenir políticamente si no se cumplen esas condiciones.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate