Al coronavirus lo van a dejar morir al sol, como un tomate. El ministerio de Sanidad ha difundido un vídeo de Pedro Sánchez tomando por fin el mando, sentándose a la mesa como para trinchar el virus mientras suena efectivamente una música de anuncio de parador o de documental de loza cartujana que da ganas de servir sopa. En realidad, no es que Sánchez se haya puesto al mando, sino que lo ha hecho Iván Redondo. Lo que decíamos: al coronavirus lo van a dejar morir al sol, como un pajarillo enfermo, pero veremos mucho a Sánchez como si fuera el doctor House pensando con el entrecejo, o volando en helicóptero como con un corazón en hielo para toda España (por fin podrá ser el George Clooney de Urgencias), o aportando calidez a la saludable tranquilidad de la muerte, igual que un celador o una aseguradora.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate