Tenía el Gobierno pocos problemas y el ministro Fernando Grande-Marlaska, en su vida anterior prestigioso magistrado de la Audiencia Nacional, ha venido a meterle en otro morrocotudo y que no hace más que agrandarse además de agravarse.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate