La destitución de Cayetana Álvarez de Toledo como portavoz parlamentario del PP era una noticia esperada en Génova y anhelada por los barones del partido con mayor peso político: Moreno Bonilla, Fernández Mañueco y, sobre todo, Núñez Feijóo.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate