El presidente del Gobierno ha tardado tres días en decir una obviedad: «Una democracia plena no admite la violencia». Sin embargo, sus palabras contienen una advertencia, un ¡hasta aquí hemos llegado!, a su socio de coalición y, en particular, a Pablo Iglesias.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate