Cuca Gamarra, que el otro día se encasquillaba mucho en la tribuna del Congreso, como corresponde a una recluta de la guerra de Putin y de la guerra del PP, va a ser la nueva Secretaria General. Feijóo les ha pasado de la teodocracia al liderazgo de comodita, que a uno Cuca Gamarra siempre le ha parecido una política de comodita, como una foto de comunión de su partido, ni fuera de lugar ni haciendo nada extraordinario, sino cumpliendo con el canon y las visitas. Por eso sabemos que Feijóo no va a tener valido, no va a dejar todo el partido a su segundo, como hizo Casado con Egea para quedarse él ensayando discursos con candelabro ante el espejo. Feijóo va recolocando lo que tiene, que no parece mucho. Mueve a Gamarra como para limpiar el polvo, igual que se mueve la foto de comunión, o recurre a veteranazos o castúos del PP, como Teófila Martínez, que ya no salía ni en las chirigotas de Cádiz. Se diría que Feijóo no ha heredado un partido sino un desván.

Para poder acceder a este y otros contenidos debes de ser suscriptor.

Opciones de suscripción

¿Todavía no estás seguro? Consulta aquí todas las ventajas de suscribirte a El Independiente.

¿Ya eres usuario Premium?

Identifícate