Las mujeres afganas refugiadas en España pedimos que se escuchen nuestras voces. Las mujeres en Afganistán han sido discriminadas durante muchos años, y esta discriminación estructural ha continuado de diversas maneras. Recientemente, el llamado Ministerio del Interior talibán ha promulgado una nueva ley con respecto al uso del burka que contiene las siguientes disposiciones:

1. La mujer sin velo debe ser identificada en primera instancia en su casa y su tutor (padre, hermano o marido) es el responsable de advertirla y castigarla.

2. Si la mujer continúa apareciendo sin velo su tutor deberá ser citado al departamento correspondiente a la moral religiosa.

3. Si se perpetúa la situación, se impondrá al tutor tres días de prisión.

4. Si la situación no cambia su tutor debe ser entregado a los tribunales para ser condenado a la pena correspondiente.

A esto hay que añadir que: 

5. Las mujeres tienen prohibido conducir en Afganistán.

6. Las niñas de seis años en adelante no pueden estudiar.

La comunidad internacional no debe dejar solas a las mujeres oprimidas de Afganistán, de lo contrario, una nueva generación será víctima de la ignorancia, la violencia y la discriminación. Las mujeres están experimentando una horrible muerte gradual en Afganistán y los efectos psicológicos y legales de estas medidas deben ser respondidos por la comunidad internacional.

Es motivo de gran dolor el sacrificio de seres humanos por motivos de género. La comunidad internacional, mientras clama por los derechos de las mujeres, se limita a contemplar las lágrimas de las niñas afganas.

El régimen talibán solo ha creado opresión, terror e ignorancia en nuestro país. Tras su caída en el año 2001, siguieron realizando atentados contra civiles y en los últimos años, estos ataques se generalizaron e intensificaron en espacios completamente civiles como salones de bodas, clubs de deporte, mezquitas, hospitales maternales y ginecológicos, universidades y escuelas. En estos momentos, son permanentes los asesinatos selectivos contra el personal civil y militar que colaboró con el gobierno anterior.

Carecemos de un gobierno legítimo en Afganistán, un gobierno con legitimidad nacional e internacional»

De los talibanes, que tienen un largo historial de abusos contra los derechos humanos, no se puede esperar que garanticen la seguridad de las mujeres activistas de la sociedad civil, periodistas, y defensoras de los derechos de las mujeres en Afganistán. Carecemos de un gobierno legítimo en Afganistán, un gobierno con legitimidad nacional e internacional.

Hacemos un llamamiento a la comunidad internacional, Naciones Unidas, la Unión Europea, las organizaciones de derechos humanos, y en concreto, al gobierno español, a que no permanezcan callados ante la discriminación y privación del derecho a la educación y al trabajo de las mujeres de nuestro país y se pronuncien a favor de los derechos de las mujeres afganas y de sus niños y niñas.

Por último, solicitamos al Ministerio de Asuntos Exteriores de España que ayude a agilizar la emisión de visados para nuestras familias que han abandonado Afganistán y se encuentran alojadas en Irán y Pakistán, ya que la mayoría de ellos no tienen recursos para sobrevivir en estos países.


Por motivos de seguridad y para evitar posibles represalias a manos de los talibanes en el presente documento no aparecen los nombres de las 40 mujeres firmantes.