Estos días me preguntan a menudo si Ucrania está ganando la guerra de la información.  La respuesta a esta pregunta depende de lo que consideremos como victoria en esta guerra. En este tipo de guerra no hay fortalezas tomadas pero hay muchas víctimas, sentidos y narrativas rotas, y no hay fronteras geográficas.  

Para entender mejor lo difícil que es luchar en este tipo de guerra para Ucrania, veamos una situación concreta que resume todo el problema. Cuando Europa conmemoraba las víctimas de la Segunda Guerra Mundial el 8 de mayo, encontré un vídeo sorprendente de las calles de Madrid: una gran multitud de rusos pro Putin y pro guerra se enfrentaba a una manifestante ucraniana envuelta en una bandera ucraniana. Portaba un cartel con una pregunta: «Rusos, ¿por qué?». La multitud la agredió física y verbalmente. Lo que hizo la policía de Madrid me enfureció: en lugar de proteger a la única víctima en la escena, la alejaron por la fuerza, solo para evitar problemas, para evitar la confrontación.

Cuando envié este vídeo a un político español, quejándosme, me respondió que no tenía que preocuparme, ya que este vídeo no es representativo: la gente en España apoya a Ucrania de todas las formas posibles. Y luego esta situación se repitió en algunas otras capitales europeas, como Viena o Berlín, donde algunos manifestantes ucranianos fueron acosados, mientras la policía toleraba a esa multitud favorable a la guerra y a Putin.

La gente en Europa entiende quién es víctima y quién es agresor… pero a menudo preferiría no ver este ‘problema ucraniano’, y dejar que la vida siga su curso»

Así que esta situación demuestra muy bien cómo, por un lado, la gente de toda Europa entiende muy bien quién es víctima y quién es autor de los crímenes de esta guerra, y apoya a los ucranianos en muchos niveles. Por otro lado, muy a menudo preferirían no ver este «problema ucraniano», eliminarlo y dejar que la vida siga su curso habitual. Y cuando la gente se canse, tenga su fatiga de compasión y la balanza se mueva al modo «sigamos como siempre», eso significaría que Ucrania no está ganando la guerra de la información y no está consiguiendo los corazones y las mentes de la gente.   

Además, Ucrania no está ganando la guerra de la información cuando vemos cómo Rusia y Ucrania se igualan en esta guerra, solo porque para algunas personas y medios de comunicación haya que buscar el equilibrio, en lugar de tener una posición moral personal sobre esta guerra. Por ejemplo, aquí Euronews acusa a Ucrania de fabricar desinformación y propaganda: «Tanto Moscú como Kiev han sido culpables de difundir información errónea en medio de la guerra de información de propaganda en línea». Este es sólo un ejemplo de la falsa equivalencia que se utilizó contra Ucrania durante los últimos ocho años de la guerra. Además, Ucrania no está ganando si algunas personas dicen que no se puede confiar en los ucranianos porque, como víctimas, son parciales. 

¿Está la parte ucraniana realmente manipulando el contenido para promover percepciones y puntos de vista específicos? No, Ucrania no necesita el engaño ya que nuestras metas y objetivos son transparentes: defendemos nuestra libertad e integridad territorial y no necesitamos inventar pretextos para nuestra lucha.

Si visita el sitio web https://ukrainefacts.org/, que es un esfuerzo de colaboración de muchas organizaciones de comprobación de hechos de todo el mundo que son signatarias de la RICF y que ha sido desarrollado por la organización española de comprobación de hechos Maldita.es, verá miles de falsificaciones sobre esta guerra que han sido desmentidas y muchas más que vendrán, y la mayoría de ellas fueron producidas o amplificadas en las plataformas de medios sociales por el ecosistema de desinformación ruso.  

Algunas de esas historias falsas eran extrañas o absurdas, otras podían causar un daño inmediato. El objetivo de muchas de ellas era sembrar dudas, para que nadie entendiera lo que realmente está ocurriendo y, por ello, se desinteresara de esta guerra. Y si esta actitud se impusiera en algún momento, eso significaría también la pérdida de la guerra de la información.  

No se puede ganar la guerra contra Rusia sin detener la maquinaria rusa de desinformación»

Así que eso es todo sobre cómo perder la guerra de la información. ¿Qué se puede hacer para ganar la guerra de la información, si es posible? Esta guerra fue fabricada a través de la desinformación que influye en todos los aspectos del proceso de elaboración de la política rusa y, posteriormente, la desinformación se convirtió en el propio proceso de elaboración de la política. Por eso no se puede ganar la guerra contra Rusia sin detener la maquinaria rusa de desinformación.

No se puede ganar solo en Ucrania. El sistema ruso de mentiras y dudas es global, por lo que debe ser deconstruido a nivel global, mediante esfuerzos conjuntos. También debemos recordar que incluso cuando se bloquea la propaganda rusa dentro de la UE, siguen operando en muchas otras partes del mundo, alimentando la guerra, difundiendo discursos de odio y narrativas hostiles contra Ucrania y Occidente.

Es importante que se sancione a más medios de comunicación rusos, y no sólo a las organizaciones o a los propagandistas más visibles que ya están sometidos a sanciones de la UE, sino también a los participantes de nivel medio en esta guerra de la información, incluidos los llamados «periodistas» que ahora están integrados en las fuerzas de ocupación rusas y operan en los territorios ocupados como instrumentos de desinformación.

También es importante eliminar los canales de televisión rusos de los paquetes de satélite y cable, ya que llegan a numerosas diásporas rusas que viven en toda Europa y que están siendo adoctrinadas, radicalizadas y alejadas de los valores europeos de los países donde viven. 

Es básico dejar de repetir las narrativas rusas, dejar de salir en antena para los medios rusos, dejar de invitar a los rusos a salir en antena para racionalizar esta guerra.  

Estos son algunos pasos importantes que podemos dar para no perder esta guerra de información. Porque esta derrota no será solo para Ucrania. Aunque no tenga fortalezas tomadas en este tipo de guerra, si Ucrania la pierde, usted sentirá inmediatamente el impacto. En todas partes.       


Yevhen Fedchenko es director de StopFake.org. (También está disponible en español @StopFakeSpanish).