Opinión

Meses que pueden cambiar el rumbo de la guerra en Ucrania

Un mujer pasa junto a un vehículo del ejército ruso con la letra Z en la ciudad ucraniana de Melitopol. EFE

Después de lograr algunos avances tácticos en el Donbás con la toma de dos ciudades, Rusia está realizando una pausa para reagruparse, reabastecerse y reaprovisionarse antes de intentar avanzar más en los territorios del este de Ucrania. Rusia ha logrado algunos avances territoriales en los últimos meses, pero el coste ha sido alto en términos de pérdidas de tropas y equipos. Rusia está teniendo que llevar a cabo una suave movilización de tropas y reabastecerse de armas viejas.

El impulso de la guerra se está inclinando hacia Ucrania

Al mismo tiempo, Ucrania no ha sido derrotada, sino que ha firmado una retirada de combate de ambas ciudades y se ha reposicionado en enclaves fuertemente defendidos más al este. Mientras tanto, Ucrania está construyendo nuevas y grandes fuerzas en el sur y en el norte, cada vez más armadas con armas avanzadas de la OTAN. Éstas ya están dañando las reservas de municiones rusas con ataques selectivos con cohetes. Como resultado, el impulso de la guerra se está inclinando hacia Ucrania y la cuestión será si Kiev puede ahora lanzar una contraofensiva exitosa en los próximos meses para hacer retroceder a las fuerzas rusas alrededor de Jersón en el sur y Járkov en el norte.

La cumbre de la OTAN en Madrid trató principalmente de reforzar la defensa de los países de la OTAN con un nuevo Concepto Estratégico, el compromiso de tener una postura disuasoria más fuerte en el flanco oriental con nuevas fuerzas, y la disposición a suministrar un gran número de fuerzas militares rápidamente a la OTAN en caso de conflicto. Muchos Estados de la OTAN también han manifestado su voluntad de aumentar el gasto en defensa. Estas medidas tendrán un impacto limitado en la guerra de Ucrania, ya que se trata de proteger el territorio de la OTAN.

La OTAN ha dejado claro que no luchará contra Rusia en Ucrania. En cambio, algunos Estados miembros de la OTAN están suministrando sistemas de armas a Ucrania que están teniendo un impacto crucial. La importancia de estos sistemas y el suministro de municiones y cohetes, así como la reparación de equipos, no hará más que crecer a medida que Ucrania lance su contraofensiva.

La cuestión ahora es si Ucrania puede recuperar un territorio significativo en las zonas del sur y el norte antes del invierno

La guerra se encuentra ahora en un punto de inflexión. El impulso de la invasión inicial de Rusia está llegando a su fin a medida que agota sus tropas y equipos. La cuestión ahora es si Ucrania puede recuperar un territorio significativo en las zonas del sur y el norte antes del invierno, lo que podría colocar al presidente Vladimir Putin y a sus militares bajo presión para justificar una guerra en la que han ganado muy poco y ha costado enormes cantidades de recursos y personal. Con Rusia ahora esforzándose por mantener la contienda, también se abre un escenario en el que el ejército ruso que se enfrenta a un gran número de tropas ucranianas recién armadas por la OTAN no pueda contener el ataque y pueda desintegrarse en partes clave del frente.

Sin embargo, si Ucrania no es capaz de hacer progresos significativos en sus contraataques para el otoño, y para entonces Europa se enfrenta a una presión económica real, especialmente sobre los suministros energéticos de Rusia, el apoyo político de Occidente para continuar la guerra puede fracturarse y Ucrania puede verse presionada para aceptar un acuerdo que implique la entrega de su territorio ocupado por Rusia. El presidente Putin ha hablado de ambiciones mucho mayores -la conquista total de Ucrania-, por lo que no está claro que esté dispuesto a un acuerdo que se limite únicamente al territorio del este de Ucrania.


Neil Melvin es director de Estudios Internacionales de Seguridad del Royal United Services Institute.

Te puede interesar

Comentar ()