A pesar de que muchos consideran a Jiang Zemin la figura que abrió China al mundo, o que inició las profundas reformas económicas y políticas de la república popular, en realidad su figura es mucho más compleja. Siempre fue una persona vinculada a los posicionamientos pragmáticos de Deng Xiaoping, y se consideró entonces como la primera espada de la reforma económica. Antes de ser alcalde de Shanghái supervisó y defendió la existencia de las zonas económicas especiales, incluso que tuvieran tributaciones distintas, pues así lo hacían muchos países que tenían zonas francas o zonas económicas similares. Pero fue 1985 el año que decidió el destino de Jiang Zemin, que ha fallecido el 30 de noviembre a los 96 años. Los funerales se celebran el martes 6 de diciembre.

En 1981, Wang Daohan es nombrado alcalde de Shanghái. Fue un político muy relevante en el terreno económico de las reformas económicas de Deng Xiaoping, porque fue uno de los encargados de buscar inversiones extranjeras. También ejerció como vicepresidente de la Comisión estatal de Importaciones y Exportaciones. Este hecho tiene especial relevancia para entender que tanto Wang Daohan, como Jiang Zemin, tenían en común un rol relevante en el desarrollo económico de las zonas especiales económicas promovidas por el gobierno chino. Se considera que todo el desarrollo económico de Shanghái como polo económico tenía tres padres: Wang Daohan, Deng Xiaoping y Zhu Rongji, viceministro de la Comisión Económica Estatal. 

En 1985, Wang Daohan tiene que abandonar el cargo de alcalde, pero solicita que se designe a su pupilo, Jiang Zemin, como alcalde de la ciudad, ya que había sido su mano derecha durante su gobierno. Y Pekín atendió su demanda. Durante su etapa como alcalde, la ciudad de Shanghái y su región pasaron a ser la punta de lanza de las reformas económicas de Deng Xiaoping. Cabe destacar la tarea ideológica de Rui Xingwen, quien era secretario del partido en Shanghái, y consideraba que Jiang Zemin tenía un perfil conservador. A pesar de ello, en 1987 se nombra a Jiang como secretario del partido en Shanghái, y tal como ordenaba el cargo, se une al Politburó del Partido Comunista de China. De esta manera vemos como la trayectoria ascendente de Jiang hasta este momento está vinculada a su papel en la política local.

Sin embargo, será su papel entre 1987 y 1989 en Shanghái lo que decidirá su futuro como secretario general del Partido Comunista de China. En aquel momento, dentro del Partido Comunista había tres facciones: la conservadora, con un fuerte carácter contrario a las reformas emprendidas por Deng Xiaoping; la reformista, que apoyaba las medidas de Deng; y la liberal occidentalista, que defendía que las reformas tenían que ir más allá. En 1987 Hu Yaobang, a quien se le acusó de simpatizar con los posicionamientos liberales occidentales, es cesado y sustituido por Zhao Ziyang. Hu Yaobang siguió en el Comité Central del Partido, y en el Politburó del Comité Central. 

Papel en Tiananmen

El 8 de abril de 1989, el ex secretario general del PCCh, Hu Yaobang, sufrió un ataque al corazón. Murió el 15 de abril. La tibia respuesta gubernamental a su muerte provocó la ira de los estudiantes, que en su mayoría tenían planteamientos liberales. No era la primera vez que la consideración de rendir pocos homenajes a un difunto provocaba disturbios y revueltas. Al fallecer Zhou Enlai en 1976, miles de personas se manifestaron contra la Banda de los Cuatro en Tiannanmen porque consideraban que el gobierno no había llorado lo suficiente la muerte del primer ministro. E igual que entonces, miles de personas se dirigieron a Tiannanmen a protestar contra el gobierno. No solo en Pekín, sino también en Shanghái y en otras ciudades los estudiantes marcharon por las calles y provocaron disturbios. 

Fue el hecho de reunirse con representantes de los descontentos y tomar el control del ‘World Economic Herald’, lo que le convirtió en figura de consenso entre todas las facciones del PCCh

A pesar de la declaración de la ley marcial en la capital el 20 de mayo de 1989, en Shanghái no se aplicó. Este hecho hizo que se viera a Jiang Zemin como una persona aperturista en algunos aspectos, o reformista, pero en realidad es un espejismo: en realidad, no se opuso, aunque no se llegara a aplicar, a pesar de los manifestantes, las protestas y los disturbios. Lo cierto es que se reunió con representantes de los descontentos para atender sus solicitudes y escuchar sus reivindicaciones. Y fue este movimiento, como también tomar el control del World Economic Herald después de un homenaje a Hu Yaobang, lo que le convirtió en una figura de consenso entre todas las facciones del Partido Comunista. Y es esto, junto con el cese de Zhao Ziyang como secretario general del partido por simpatizar abiertamente con los manifestantes antigubernamentales, lo que le llevó a ascender a secretario general del Partido. 

El inicio de Jiang Zemin en la política nacional tuvo varias fases: fue elegido secretario general del Partido Comunista en la cuarta sesión plenaria del Comité Central, el 24 de junio de 1989. Y en la quinta sesión plenaria, celebrada entre el 6 y 9 de noviembre de 1989, fue nombrado presidente de la Comisión Militar Central en substitución de Deng Xiaoping. Hasta 1992, en el XIV Congreso Nacional del Partido Comunista, Jiang no es elegido por el partido como tal. 

Su legado

El período de Jiang Zemin como secretario general del PCCh tiene especial relevancia por tres aspectos fundamentales. En primer lugar, por su papel continuista de las políticas económicas de Deng Xiaoping, aunque al mismo tiempo ejerció la autocrítica. Jiang emprendió una primera gran campaña anticorrupción y aplicó políticas correctivas. La desregularización económica de sectores estatales enteros para facilitar la transición económica china provocó desbarajustes regionales, altos niveles de corrupción y un importante retroceso en la soberanía china en cuando a dependencia extranjera. Jiang Zemin trató de controlar y poner bajo dirección del partido toda la política económica, y pasar por el tamiz a todo díscolo de las líneas maestras del partido. 

El segundo aspecto fundamental es su política de relaciones internacionales. Deng Xiaoping decía que en las relaciones internacionales existe una directiva: «Mantener la cabeza clara para observar, mantener la compostura al reaccionar, pararse firmemente, ocultar nuestras capacidades y tomarnos el tiempo, nunca tratar de tomar la delantera, y ser capaces de lograr algo».

Y esta idea es la que siguió Jiang Zemin. En un mundo completamente diferente de cuando subió al poder como secretario general del PCCh en 1989, vio cómo se desmoronaba la Unión Soviética y nacían multitud de Estados, de la misma manera que algunos cambiaban de tendencia política o modelo de Estado. Se restablecieron las relaciones con Rusia, se mejoraron con Estados Unidos, se empezaron a desarrollar corredores comerciales y el sudeste asiático ganó especial relevancia económica. 

Su teoría de la Triple Representatividad está incluida en el corpus ideológico del partido, junto la de Mao Zedong y Deng Xiaoping

Y el tercer aspecto fundamental es su reforma ideológica con la teoría de la Triple Representatividad, incluida en el corpus ideológico del Partido Comunista de China junto la de Mao Zedong y Deng Xiaoping en 2002. La inclusión de los empresarios y comerciantes, junto a los obreros y los intelectuales, bajo la bandera del partido, amplió la concepción existente hasta entonces que solamente eran vanguardia revolucionaria los obreros. Los empresarios también serían considerados como clase trabajadora. Es una concepción realmente confuciana donde todos forman parte de un todo desarrollando diferentes roles. Así se da cabida a la nueva realidad china: ya no es la visión clásica del obrero la única, ahora todo trabajador que desarrolle y trabaje para hacer crecer China es y debe ser reconocido como tal bajo la dirección del partido. Precisamente es en este último aspecto, en situar bajo el paraguas del Partido Comunista todos los sectores económicos del país, donde está su principal aportación. 

En conclusión, el legado de Jiang Zemin es importante para entender China, y el propio Partido Comunista de China. Ese equilibrio permanente entre facciones que consiguió sentó las bases para que Hu Jintao estableciera el concepto del crecimiento una sociedad armónica, y al mismo tiempo un joven Xi Jinping destacara en Shanghái por su lucha contra la corrupción, y también como firme gobernador de Fujian durante el Caso Yuanhua, que involucró al político corrupto Lai Changxing. Además, con Jiang empezó la normalización con Taiwán, la construcción de la presa de las Tres Gargantas y la Corporación de Ciencia y Tecnología Aeroespacial de China. 

En 2002 dejó el cargo al cumplir dos mandatos y dos años al frente del Partido Comunista de China. A pesar de ser un líder que huyó de cualquier atisbo de personalismo, su figura trascenderá. Forma parte de los anales de la Historia de China. 


Guillem Pursals es politólogo, máster en Seguridad, especialista en conflictos, seguridad pública y Teoría del Estado.