Manos Limpias no tiene intención de recurrir en caso de que la Audiencia de Palma absuelva a la infanta Cristina en el caso Nóos como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales cometidos presuntamente por su marido, acusación que sólo mantuvo durante el juicio el colectivo de funcionarios. La sentencia podría conocerse el próximo 19 de octubre, cuatro meses después que terminara la vista oral.

Éste es el mensaje que ha trasladado en la cárcel a su círculo de máxima confianza Miguel Bernad, líder de Manos Limpias y en prisión desde el pasado 18 de abril acusado de la presunta comisión de delitos de extorsión, amenazas y pertenencia a organización criminal. Bernad, de hecho, sopesa la posibilidad de firmar un acta de manifestaciones ante el notario que visita la cárcel cada 15 días para que, antes de que el tribunal que ha enjuiciado los hechos dicte sentencia, quede por escrito la voluntad de la organización que preside.

“Él ya está un poco vencido. Miguel me dijo que sería un suicidio quemarse más porque no cree que el Tribunal Supremo revocara el fallo”, declara a Elindependiente.com una de las escasas personas que le visita asiduamente en el centro penitenciario de Navalcarnero (Madrid) junto a su familia y su abogado, el penalista Manuel Muñoz.

El Juzgado Central de Instrucción 1 de la Audiencia Nacional investiga si Manos Limpias, de la mano de Ausbanc, intentó chantajear a la ex duquesa de Palma exigiéndole tres millones de euros a cambio de retirar los cargos contra ella en el caso Nóos, donde ha ejercido la acusación popular. El colectivo de funcionarios ha pedido para la hermana del Rey una pena de ocho años de prisión como cooperadora necesaria de dos delitos fiscales cometidos presuntamente por Iñaki Urdangarin en los años 2007 y 2008 a través de la sociedad que comparten al 50% (Aizoon).

El líder de Manos Limpias aprovecha el tiempo en prisión para escribir la historia del sindicato

Desde su reclusión en el penal de Navalcarnero, Miguel Bernad no sólo aprovecha el tiempo para escribir “un libro sobre la historia de Manos Limpias” y “asesorar jurídicamente” a algunos presos. También lanza algunos mensajes al exterior a la espera de que el juez Santiago Pedraz acceda a su pretensión y decrete su puesta en libertad, rechazada ya en tres ocasiones.

En una carta manuscrita enviada a este redactor, fechada el 5 de septiembre, el secretario general de Manos Limpias asegura que “personajes relevantes” cuyas identidades no han trascendido hasta ahora en la instrucción le pidieron que desistiera de acusar a Cristina de Borbón. “Por supuesto que se han dirigido a mi persona varios personajes pidiéndome [que] retirara la imputación de la infanta por razones de Estado. Estos personajes relevantes no figuran en las escuchas telefónicas ni documentales”, sostiene.

carta_b

Extracto del manuscrito de Miguel Bernad enviado a El Independiente.

Según Bernad, entre esas personalidades que se habrían acercado a él no están ni el hoy rey emérito, Juan Carlos de Borbón, ni ningún representante de la Casa del Rey. “Personalmente no me llamaron, otra cosa es que presuntamente intermediarios se dirigieran a mí”, añade el fundador de Manos Limpias, sin especificar nombres ni cargos.

El diario El Mundo ha difundido esta semana una grabación en la que Miguel Bernad desvela a la abogada Virginia López-Negrete -la letrada personada en el caso Nóos en representanción de Manos Limpias- que Don Juan Carlos le habría ofrecido dos millones de euros (más gastos) a cambio de retirar la acusación contra su hija menor. Ese ofrecimiento se habría sustanciado supuestamente durante un encuentro con Íñigo Cotoner Martos, marqués de Mondéjar y conde de Tendilla, quien lo ha desmentido en un comunicado a través de su despacho de abogados.

Bernad dice que quiere ir al Congreso a poner nombre y apellidos a “las cloacas del Estado”

En la misiva, el líder de Manos Limpias vuelve a incidir en que la operación Nelson -desarrollada por la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y saldada con su detención y con la del presidente de Ausbanc, Luis Pineda- “se diseñó para criminalizar a Manos Limpias y a mi persona, y pedir la expulsión del procedimiento contra la infanta”. Y añade: “Se retuercen unos simples indicios para hacerlos encajar en organización criminal y extorsión. No tengo ni una sola denuncia de ningún presunto extorsionado. Pediré comparecer en la comisión de investigación sobre las ‘cloacas del Estado’, en el Congreso de los Diputados, para informar que las cloacas del Estado tienen nombre y apellidos (…). Conozco otros hechos de cómo se están utilizando las instituciones del Estado para perseguir y destruir al enemigo político u organizaciones como Manos Limpias, que han puesto en evidencia a las instituciones del Estado”.

“Sólo veo por un ojo”

Tras excusar la deficiente caligrafía -“sólo veo por un ojo”, consecuencia del desprendimiento de retina que sufrió el pasado mes de mayo y por el que tuvo que ser intervenido-, Miguel Bernad asegura que “se valoró” haber detenido también en abril a Virginia López-Negrete, pero hubiera sido “muy descarado” que el arresto se hubiera producido en la recta final del juicio que sentó en el banquillo de los acusados a la hermana del Rey.

En la misiva, el líder de Manos Limpias niega que haya dado órdenes para que se proceda a la disolución del colectivo de funcionarios e insiste en que seguirán adelante en los procedimientos que se instruyen en diversos juzgados españoles en los que están personados como acusación popular -entre ellos la causa de los ERE fraudulentos-, pese a no disponer de financiación al estar bloqueada la cuenta corriente del sindicato desde que se produjo su detención y desaparecer las donaciones.