La Audiencia Nacional ha rechazado este viernes las cuestiones previas planteadas por los abogados de los 65 acusados por las tarjetas black y ha adelantado que los hechos que enjuicia «en principio son punibles». Los jueces también han rechazado que la divulgación de los gastos de los imputados con estas Visas haya vulnerado su derecho a la intimidad. Tras este trámite, ya han comenzado a declarar los acusados. El expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha abierto este turno y ha defendido la tesis de que la black era parte de su salario.

Los magistrados han hecho público el auto en el que rechazan todas las cuestiones previas presentadas por los letrados en las sesiones celebradas el pasado lunes y martes. Los jueces afirman que la Audiencia Nacional es competente para juzgar estos hechos por la cantidad supuestamente defraudada, 12 millones de euros, y por el número de acusados que se sientan en el banquillo.

Bankia es perjudicada

Además, consideran que Bankia y el FROB están legitimidas para actuar como perjudicadas, a pesar de la mayoría de los gastos de estas tarjetas fueron sufragadas por Caja Madrid porque la Caja se ha integrado en el banco y el organismo intervino en el 2012 para sanearlo. Asimismo, los togados defienden que este caso se enjuicie por separado de la investigación de que indaga la salida a bolsa de Bankia porque «no se vislumbra cuando acabará» la instrucción de esta pieza.

Prescripción a los 10 años

El tribunal también rechaza que el delito de apropiación indebida del que están acusados los banqueros haya prescrito como defendieron sus letrados en el juicio. En su opinión, la prescripción opera a los diez años de la comisión del delito y no a los cinco como defendieron los letrados.

Los jueces también rechazan que las hojas Excel entregadas por Bankia con el detalle de los gastos de cada tarjeta black haya vulnerado el derecho a la intimidad de los acusados. Y avisan a los defensores que, a pesar «de que se han empleado en negar la realidad de los hechos», estos «en principio son hechos punibles». El tribunal no volverá a pronunciarse sobre cuestiones jurídicas hasta que dicte sentencia.