Los principales dirigentes de Podemos lamentaban el sábado la caída en desgracia de Pedro Sánchez, el más firme defensor de un gobierno alternativo junto a la formación morada. Este lunes, los lamentos se han transformado en amenazas veladas en aquellos territorios donde hasta ahora apoyaban a Gobiernos socialistas. En esta ocasión ha sido en la Comunidad Valenciana y Aragón, después de que la semana pasada rompiera con el PSOE en Castilla-La Mancha y Extremadura.

Los líderes de Podemos en estas dos comunidades han advertido al PSOE de que, en caso de que propicien con su abstención un gobierno de Mariano Rajoy, se acabaría la alianza autonómica, puesto que no podrían apoyar -argumentan- a un gobierno que favorece al PP. El secretario general de Podemos Aragón, Pablo Echenique, anunciaba este viernes la noticia en rueda de prensa y, casi al mismo tiempo, lo hacía Antonio Montiel, líder de Podemos en la Comunidad Valenciana, presidida por el socialista Ximo Puig, los más críticos con la posibilidad de un gobierno alternativo.

https://twitter.com/pnique/status/782859817606152192

«Si acabase gobernando el PP -advertía Echenique- se plantearía una contradicción muy grande entre los intereses de Gobierno de Aragón y el papel jugado por su presidente [Javier Lambán] en todo esto», sostuvo el secretario general de Podemos Aragón, que adelantó lo que ocurriría de avanzar esta propuesta: «Si la hoja de ruta avanza hacia un gobierno del PP, el presidente de Aragón tendrá que dar las oportunas explicaciones sobre cómo puede ser compatible facilitar un gobierno con los intereses de una comunidad autónoma maltratada por los gobiernos del PP», señaló.

Apelan a la «contradicción» que supondría apoyar a un PSOE que facilita un gobierno del PP

El mismo argumentario planteó Antonio Montiel, secretario general en la Comunidad Valenciana, que amenazó con retirar los apoyos parlamentarios que sustentan el gobierno de PSPV y Compromís puesto que, a su juicio, los valencianos habrían sido «maltratados» . De llegar el extremo de la abstención a favor de los populares, Montiel ha asegurado que convocaría «de urgencia» a la dirección regional del partido para «examinar las consecuencias» que la actuación del PSOE puede tener y tomar las decisiones oportunas. Además, ha acusado al presidente valenciano Ximo Puig de protagonizar «una contradicción»al convocar este miércoles un acto en defensa de la financiación y a la vez «alinearse en el bloque de aquellos del PSOE que podrían, por activa o por pasiva, provocar un nuevo gobierno de Marino Rajoy».

En este sentido, ha dicho confiar en que las bases del PSOE «apelen al sentido común para facilitar un empuje hacia un gobierno de progreso», aunque la consulta a las bases, tal como ha aclarado este lunes el presidente de la Comisión gestora socialista, Javier Fernández, tendría que ser propuesta y aprobada en el Comité Federal socialista, el máximo órgano entre congresos.