El primer secretario del PSC, Miquel Iceta, ha mantenido en la tarde de este martes una reunión con el presidente de la gestora, Javier Fernández, en la que ha vuelto a reivindicar la postura de su federación, contraria a la investidura de Mariano Rajoy. «Nuestros puntos de vista, que son distintos, no han cambiado», ha manifestado en Twitter el dirigente catalán, que ha rechazado tajantemente que sus diputados vayan a renunciar al acta en caso de romper la disciplina de voto.

«Tenemos 523.000 votos» que avalan esas actas, había reivindicado ya este martes Iceta, quien ha señalado además que «el socialismo andaluz es muy importante, pero está defendiendo una posición que no es la del PSOE». El dirigente catalán insistía así en que no ha habido todavía un cambio de postura oficial del socialismo avalado por los órganos competentes del partido, y ha añadido que «no se trata de un problema territorial» recordando que tanto los socialistas baleares como vascos se han posicionado también en contra de la abstención.

En el caso de facilitar un gobierno del PP se pregunta qué papel jugará el PSOE en la legislatura

Iceta ha señalado que el «no» del socialismo catalán es inamovible aunque el PSOE opte finalmente por una abstención técnica. El dirigente catalán ha acusado al PP de ser tan culpable de la tensión en Cataluña como los independentistas por su «negativa al diálogo» y ha insistido en que, en estas circunstancias, «el PSC no se puede poner al lado de uno de los extremos, porque nuestra voluntad es la de tender puentes».

En caso de que el PSOE finalmente facilite un Gobierno del PP, se ha preguntado qué papel jugará el PSOE a lo largo de la legislatura, y en primera instancia cuando tengan que aprobarse los presupuestos.

Según Iceta, no se puede aguantar una legislatura si no hay garantías de estabilidad, por lo que ha avisado del riesgo de que se exija al PSOE que sostenga al Gobierno si apuntala a Rajoy con su abstención. «¿No nos encontraremos al día siguiente con presiones al PSOE de que siga prestando este gran servicio a España que es mantener a Rajoy al frente? No es un problema solo para mañana», ha lamentado el dirigente del PSC, que no cree que la legislatura aguante más de dos años.

Respecto a futuros liderazgos en el PSOE, el primer secretario del PSC se ha mostrado fiel a Pedro Sánchez pero ha advertido de que ese liderazgo se resolverá a medio plazo «y nosotros necesitamos resolver problemas políticos ahora».

Mayoría absoluta por la abstención

En la reunión interparlamentaria mantenida en el Senado esta mañana y liderada por Javier Fernández, sólo 3 de los 17 miembros del PSOE que han tomado la palabra (Margarita Robles, Odón Elorza y Marc Lamuá) han defendido el ‘no es no’. Después de la reunión, la gestora ha confirmado que el Comité Federal del PSOE se celebrará este domingo, 23 de octubre.

El orden del día de la reunión contempla únicamente la constitución del órgano, la elección de la mesa y, posteriormente, el «debate y votación de la posición política del Grupo Parlamentario Socialista en el Congreso ante el proceso de investidura».

En la reunión de la mañana en el Senado, Lamuá, senador del PSC, ha explicitado su discrepancia de puertas adentro: «Cuando se hinca la rodilla, para algunos es más fácil quedarse así que levantarse», ha dicho a sus compañeros durante la reunión. El diputado vasco Odón Elorza, por su parte, ha reprochado que no se haya trabajado realmente en un «gobierno alternativo». Y Margarita Robles ha tomado la palabra para reafirma su no «en cualquier caso» y después se ha marchado de la reunión.

Entre los defensores de la abstención, solo el vasco Eduardo Madina se ha mostrado partidario de que se abstengan únicamente los once o doce diputados precisos para que Rajoy sea investido, mientras que el resto ha defendido que en una decisión así los socialistas deben actuar «todos a una». En esa línea se han pronunciado los andaluces Francisco Menacho, José Caballo, José Martínez Olmos y Gregorio Cámara, el extremeño Ignacio Sánchez Amor, así como los senadores Marcelino Iglesias y Vicente Álvarez Areces, entre otros.

Posteriormente, Antonio Pradas, el hombre de Susana Díaz en Madrid, ha llamado a «no decepcionar» a los españoles propiciando unas terceras elecciones. «En nuestra cultura está acatar lo que digan los órganos del partido, porque nosotros nos presentamos a unas elecciones como diputados por unas siglas, por un partido», ha dicho. Los partidarios de la abstención, eso sí, consideran que debe respetarse la disciplina de voto y han descartado mayoritariamente la abstención técnica.