La semana que arranca el lunes 24 no es apta para cardiacos. En apenas siete días, salvo sorpresas, el Rey hará una ronda con todos los partidos con representación parlamentaria; se celebrará una sesión de investidura; se votará dos veces con un intervalo de 48 horas teniendo en cuenta el cambio horario; Don Felipe volará a Cartagena de Indias (Colombia) para acudir a la XXV Cumbre Iberoamericana y regresará corriendo; el presidente investido jurará su cargo y nombrará al Gobierno y los ministros, ya previsiblemente el lunes 31, tomarán posesión de sus respectivas carteras justo antes del Día de Difuntos, el martes 1 de noviembre.

El Rey quiere estar en España en la segunda votación de investidura, por lo que está arrancaría el 27 y no el 26

Aunque la agenda no está aún cerrada y formalmente corresponde hacerlo a la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, según ha podido saber El Independiente Moncloa trabaja con la previsión de que tras los dos días de consulta del Rey en La Zarzuela, el 24 y el 25, la sesión de investidura arranque el jueves 27 y no el miércoles 26. Ello es debido a que Don Felipe «quiere estar en España el día que Mariano Rajoy reciba el plácet de la Cámara Alta y no regresa de Cartagena de Indias hasta el domingo 30 para estar operativo sobre las 12 y media de la mañana». Así se lo habría transmitido a Pastor durante su reunión de hoy en Zarzuela tras entregarle ésta la lista de los representantes políticos que acudirán a la quinta ronda real desde febrero de este año.

Entre las novedades de la nueva ronda destaca la presencia el responsable de la comisión gestora socialista, Javier Fernández, que acude en sustitución del defenestrado  Pedro Sánchez. Por su parte, Unidos Podemos ha añadido a su lista, amplia, de representantes de partidos, a la diputada de la formación ecologista Equo, Rosa Martínez. ERC y Bildu han declinado de nuevo acudir como ya hicieran en julio.

El jueves la sesión parlamentaria comenzaría sobre las 9 horas, de modo que daría tiempo durante la jornada a que interviniera el grueso de los portavoces de los Grupos. El viernes 28 culminaría el debate por la mañana con la primera votación fallida, en la que Mariano Rajoy se quedará a seis votos de la mayoría absoluta, cosechando 170 síes frente a 180 noes.

El domingo 30 Rajoy juraría su cargo y anunciaría la composición del gobierno para que los ministros tomaran posesión el 31

El domingo 30, justo 48 horas después de la primera votación, -tras proceder al cambio horario en que los relojes se atrasan una hora-, los diputados volverán a ser convocados. Esta vez, el líder del PP tendrá los mismos «síes» pero no tantos votos en contra, puesto que el PSOE, previsiblemente, facilitará la investidura mediante la abstención en bloque de su Grupo Parlamentario o por la mínima, solo de 11 diputados, para evitar ir a terceras elecciones. No obstante, fuentes gubernamentales señalan que aunque se trabaja con esta previsión «no es seguro del todo».

El mismo domingo 30 por la tarde, el presidente juraría el cargo ante el Rey y anunciaría a continuación en Moncloa la composición de su Gobierno. El lunes 31, los elegidos tomarían posesión de su cargo lo que evitaría relacionar la formación de Gobierno con el Día de Difuntos y también con el famoso «truco o trato» de la anglosajona fiesta de Halloween. Daría, sin duda, mucho juego.