Ciudadanos respira tranquilo después del viraje del PSOE para facilitar la investidura de Mariano Rajoy y evitar así unas terceras elecciones que hubieran sido poco favorables para la formación naranja. La propuesta aprobada por los socialistas, que no refleja ninguna petición a cambio de la abstención, compone un marco de comparación perfecto para C’s, que saca pecho de las 150 reformas pactadas con el PP, que sería el punto de encuentro entre los principales partidos para llegar a acuerdos ante la falta de mayorías absolutas.

“El PSOE ha renunciado a negociar con el PP y no ha puesto en la mesa ninguna exigencia”, ha comenzado Albert Rivera en rueda de prensa, tras la reunión de su Ejecutiva. “Ciudadanos sí quiso hacerlo y logramos un compromiso adquirido por la lista más votada”, continuó el presidente de la formación, que ha definido a C’s como “el único partido que ha conseguido exigencias” a cambio de apoyar al PP. “Ahora es el momento de hacer valer lo que sí hizo bien Ciudadanos, exigir cambios y reformas”.

Rivera bautiza las 150 reformas pactadas con el PP como la base del acuerdo

La falta de peticiones en la propuesta socialista ha sido un balón de oxígeno para Ciudadanos, que tiene visos de convertirse en el mediador en la que será “una legislatura compleja, de geometría variable y discusión permanente”. Un contexto en el que Rivera ha remarcado el papel “humilde pero decisivo” de la formación para impulsar las reformas pactadas con los populares; unas reformas que conforman la “base” para llegar a acuerdos entre los dos partidos mayoritarios puesto que, ha recordado Rivera, un centenar de esas propuestas se firmaron también con el PSOE. «Seremos el único partido que tendrá esa capacidad de influencia teniendo en cuenta que hemos apoyado el desbloqueo y capacidad de negociación política», ha destacado el líder de C’s.

Uno de los primeros objetivos de la formación morada es incluir los acuerdos en los Presupuestos de 2017 -«y en los sucesivos»- una vez se conforme la Ejecutiva. «Es verdad que el cambio no ha llegado a Gobierno, pero sí al parlamento, y ese cambio se tiene que notar”, ha remachado, para asegurar que «hay calendario y hay partida de ingresos y de gastos ya pactadas», ha señalado Rivera, que asegura confiar en que se cumplan esos documentos políticos: «Tenemos el trabajo hecho, ahora toca ejecutarlo». En el caso de que el documento firmado con el PP no se materialice según lo acordado, Ciudadanos cuenta con «instrumentos parlamentarios»; aunque Rivera no se ha atrevido a aventurar en qué podrían concretarse, puesto que sería «poco prudente hablar de cómo acabar con la legislatura cuando se acaba de desatascar».

Espero que el PSOE entienda que hacer oposición no es decir que no a todo», dice Rivera

El líder de C’s se ha mostrado visiblemente satisfecho por el cambio de postura del PSOE y ha reconocido que tenía «muchas ganas» de que comenzara la legislatura: “Celebro que esta legislatura eche a andar, aunque a algunos les ha costado entender que el diálogo y la cesión es el camino”, ha remarcado, a la vez que ha lanzado peticiones a ambos lados del espectro político. «Espero que el PP entienda que se acabó el ningunear al Parlamento, que se acabó el no dar explicaciones», comenzó, «y espero que el PSOE, después de un comité federal difícil para ellos entiendan que estar en la oposición no es decir que no a todo, sino también sentarse con el gobierno a negociar», instó Rivera, que vaticinó una era en la que «ya no valen las posiciones maximalistas ni las batallas de azules y rojos».

En cuanto a Podemos, ha criticado el apoyo de la formación morada a la iniciativa de la Coordinadora 25S, organizadora de la concentración «Rodea el Congreso» de 2012, que ha organizado una manifestación el día de la investidura de Mariano Rajoy. «Me gustaría que Podemos, en vez de alentar a los que rodean el Congreso, se pusiera a trabajar dentro del Congreso», ha señalado, a la vez que ha invitado a Podemos a que «ayude a reformar este país».