Tras cuatro días de parón, el juicio de ‘el caso Gürtel’ se reanuda este lunes en la sede de San Fernando de Henares (Madrid) con la declaración de Pablo Crespo, el número dos de esta trama de corrupción. El tribunal ha ampliado el número de sesiones para intentar que los 37 acusados en esta vista terminen de declarar antes de las próximas navidades. Luis Bárcenas, que ha quedado tocado tras la confesión de Francisco Correa, tendrá que esperar a que pasen antes de que le llegue su turno otros 14 imputados.

Crespo ha seguido con gran atención el cambio de estrategia de su antiguo jefe que, tras negar durante años su relación con esta trama de corrupción, ahora ha optado por reconocer la mayoría de los hechos que le imputa la fiscalía Anticorrupción. Correa ha asumido que desvió parte de su fortuna a Suiza donde llegó a acumular casi 20 millones de euros, de ellos 2,2 millones retornarán a España para hacer frente a la responsabilidad civil que le reclaman las acusaciones en esta vista.

Los negocios con el PP

Correa también ha admitido que mantuvo una relación de «negocios» con el PP y con Luis Bárcenas con el que se repartía las comisiones (entre un 2 o un 3%) que cobraba a empresarios a cambio de adjudicaciones públicas. Este dinero era guardado por el jefe de la trama de corrupción en su caja b y tras un problema con el erario llegó al país helvético para ser «opaco» ante Hacienda.

El jefe de la Gürtel, tras asumir estos hechos y los sobornos a políticos del PP, dedicó sus mayores esfuerzos a exculpar a sus antiguos empleados. Ellos, según su versión, solo cumplieron sus órdenes y desde luego no tuvieron ninguna relación con el PP. Para Correa estas exculpaciones eran uno de los ejes centrales de su declaración.

Durante los tres días que pasó declarando se le vio charlando animadamente con Crespo, su abogado, Miguel Durán, y su hombre fuerte en Valencia, Álvaro Pérez, el Bigotes. Sin embargo, en principio ambos van a seguir los caminos que habían elegido antes de empezar esta vista.

Durán ha sido el letrado que más ha luchado por intentar lograr la nulidad de este proceso. Antes del inicio de la vista presentó dos recusaciones, una contra uno de los miembros del tribunal y otra contra el togado que iba a resolver la anterior. La Audiencia Nacional rechazó ambos incidentes y tampoco le dio la razón al solicitar que eliminaran las principales pruebas de cargo como las grabaciones aportadas por el arrepentido José Luis Peñas y el pendrive que recoge la contabilidad de la caja B de la trama de corrupción.

Correa avala las pruebas de cargo

Sin embargo, todas estas pruebas han sido validadas por Correa que ha reconocido las grabaciones y ha identificado algunas siglas de esta caja b así como algunos apuntes de la misma. Por ello, es muy probable que Crespo intente buscar otra salida al igual que Álvaro Pérez que al inicio de esta vista aseguraba que él no pensaba arrepentirse como su antiguo jefe.

Tras la declaración de Crespo que es probable que dure varias horas, llegará el turno de los otros siete empleados de Correa en las empresas que trabajaron durante años para el PP. Los testimonios más esperados son los del contable, José Luis Izquierdo, aunque su defensa ha revelado que padece «problemas de memoria» por lo que es probable que se limite a ratificar la versión que ofreció Correa quien aseguró que no tenía ninguna potestad para apuntar los movimientos de la red y que se limitaba a seguir sus instrucciones.

Otra declaración que puede levantar ampollas es la de Isabel Jordán que fue la directora de las empresas de Correa, ya que su antiguo jefe ha asegurado que tuvo que despedirla por haberle robado cerca de 300.000 euros, a pesar de que es una «magnífica profesional». Esta mujer se ha pasado todas las sesiones del juicio intentando tapar su rostro con su melena.

La lista de acusados

Tras estas declaraciones empezarán las de los políticos del PP. Bárcenas ocupa el puesto 19 en la lista de acusados de la fiscalía anticorrupción. Por ello, tendrá que esperar a que antes desfilen otros 14 acusados, ya que hasta ahora solo han declarado cuatro, los empresarios Alfonso García Pozuelo y Jacobo Gordón y el ex concejal del ayuntamiento de Majadahonda (Madrid) Roberto Fernández que fueron los tres primeros arrepentidos de esta vista y Correa. El juicio está previsto que se prolongue hasta la primavera del 2017.