El diálogo con las formaciones políticas ha sido una de las piezas clave del discurso pronunciado por Mariano Rajoy en el Hemiciclo. El candidato popular ha mostrado en varias ocasiones su voluntad de hablar con los distintos grupos parlamentarios, pero sus palabras no han sido bien recibidas entre los distintos partidos.

La portavoz del PSOE, Isabel Rodríguez, ha criticado que ese diálogo al que ha hecho alusión Rajoy «llega tarde» y cree que al todavía presidente en funciones «le ha faltado autocrítica y le ha sobrado triunfalismo». El PSOE, activo en las redes sociales durante la intervención de Rajoy, ha mostrado a través de Twitter su disconformidad con las palabras de Mariano Rajoy a medida que éste enumeraba los distintos puntos de su programa, aunque finalmente favorecerá su investidura en la votación del sábado mediante la abstención, tal y como decidió el comité federal el pasado domingo.

Por su parte, el secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, ha tachado a su salida del Congreso la intervención del candidato popular como una falta de respeto a los españoles, una postura compartida por su número dos, Íñigo Errejón, quien ha criticado la falta de innovación en el discurso de Rajoy, al que acusa de no proponer nada nuevo.

Por el contrario, el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, ha presumido a través de Twitter del «cambio de rumbo» exigido por su partido, haciendo especial mención en el pacto educativo, la financiación autonómica y el nuevo marco laboral. El portavoz de la formación naranja, Juan Carlos Girauta, ha asegurado que su partido controlará el cumplimiento del acuerdo de investidura. Si bien ha denominado el discurso de Rajoy como «correcto», cree que ha sido conformista y autocomplaciente: «Dentro de un discurso correcto, el presidente ha vuelto a incurrir en el conformismo que caracteriza su forma de Gobierno», ha señalado.