No ha transcurrido ni un mes de la última y el Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Sangonera la Verde, en Murcia, ha vuelto a ser el escenario de una nueva fuga. Cinco internos de nacionalidad argelina lograron escapar del complejo en la noche de este domingo tras acceder al muro del patio y perforar la valla metálica. No se han registrado heridos.

Esta nueva incidencia alimenta el debate sobre la falta de seguridad en este tipo de instalaciones -hay siete operativas en España- y la desproporción entre funcionarios policiales e internos, después del motín protagonizado por unos 40 inmigrantes irregulares en el CIE de Aluche (Madrid) el pasado 18 de octubre. Aquéllos llegaron a estar en la azotea del complejo durante 11 horas hasta que la Policía logró disuadirlos.

Se trata de la segunda fuga que se consuma en el CIE murciano este mes tras la protagonizada el día 5 por más de sesenta internos, de los que 18 continúan sin ser localizados. Este nuevo episodio ha irritado a los sindicatos policiales, que demandan desde hace semanas un refuerzo de la plantilla y que se acometan con urgencia obras de mejora en las instalaciones para garantizar la seguridad de extranjeros, personal civil y agentes.

Los fugados accedieron al patio y perforaron la valla aprovechando un conato intencionado de pelea

Un portavoz de la Delegación del Gobierno en la Región de Murcia ha explicado a Elindependiente.com que la última fuga tuvo lugar en torno a las 21 horas de este domingo después de que se registrara un conato de pelea en una de las salas de ocio con que cuentan las instalaciones y que previsiblemente formaba parte del plan de escape para entretener a los policías. En ese momento, explicó, los cinco fugados lograron acceder al cerramiento del patio, hacer un boquete en la valla metálica y abandonar el recinto.

Las fuentes dijeron que, en esos momentos, había un total de 89 internos en el CIE -con una capacidad para 138 personas- y que la plantilla de policías estaba «al completo», si bien han eludido desvelar el número exacto de efectivos «por motivos de seguridad». El operativo puesto en marcha para localizar a los fugados no ha dado de momento frutos.

El secretario general del Sindicato Unificado de Policía (SUP) en Murcia, Juan Ramón Martínez, ha indicado a este diario que tres días antes se había registrado un nuevo intento, pero en aquella ocasión se detectó a tiempo y pudo ser abortado.

Internos habían intentado la fuga tres días antes, pero entonces el plan pudo ser abortado

Martínez ha explicado que el pasado 27 de octubre mantuvieron una reunión con el Delegado del Gobierno en Murcia, Antonio Sánchez-Solís, para conocer qué planes tenía el Ministerio del Interior para este CIE y exponerle las actuaciones que -en opinión del SUP- hay que acometer sin más dilación para garantizar la seguridad a inmigrantes y al personal que trabaja en estas instalaciones.

En un documento de 19 puntos, el sindicato considera «apremiante» que haya una dotación mínima de ocho policías por turno (casi el doble de lo que llega a ocurrir ahora), que se proporcione a los agentes todo el material de protección «reglamentario y necesario», levantar un valla anti-trepa en los exteriores del cerramiento perimetral de los patios, la reposición de las cámaras de seguridad existentes en el interior del centro, la colocación de tornos anti-avalancha y la instalación de un sistema de puertas automáticas. Ello obligaría al cierre temporal de las instalaciones, periodo de tiempo que -según el SUP- debería aprovecharse para impartir formación específica a los funcionarios que desarrollan su trabajo en este CIE.

El SUP reclama 8 policías por turno, el doble de la dotación que llega a registrarse ahora

«Para esta organización, es imprescindible una serie de actuaciones con carácter urgente, tanto en materia de personal e infraestructuras como en protocolos eficaces de actuación que permitan garantizar la seguridad de los funcionarios, internos y personal civil que concurren en el CIE de Sangonera», concluye el escrito entregado a Sánchez-Solís.

Loader Loading...
EAD Logo Taking too long?

Reload Reload document
| Open Open in new tab

«Salimos decepcionados de la reunión con el Delegado del Gobierno porque no nos pudo decir qué se va a hacer. Sólo se comprometió a estudiar los 19 puntos que le planteamos y a convocarnos a un nuevo encuentro para el que aún no tenemos fecha», ha declarado el responsable del SUP en Murcia.

Con el incidente de este domingo son ya tres las fugas que se han consumado en este CIE en lo que va de 2016. Además de los dos registrados en octubre, hubo otro el pasado 21 de agosto. Entonces se escaparon 11 internos, de los que sólo tres fueron reintegrados al centro. En total, de los 81 internos que se han fugado del CIE de Sangonera durante los diez primeros meses del año, 31 no han sido reintegrados al centro.

«De forma recurrente acontecen incidentes que más pronto que tarde tendrán consecuencias irreparables», advierten desde el SUP, uno de los sindicatos más activos en la denuncia de las deficiencias que presenta este complejo.

Cámaras de seguridad

De otro lado, los magistrados titulares de los Juzgados de Instrucción 6, 19 y 20 de Madrid -los competentes para las funciones de control del CIE de Aluche- han requerido al director de estas instalaciones a que se instalen cámaras de seguridad «con carácter urgente» en todos los espacios comunes. Quedan exluidos los dormitorios, baños y otras zonas «reservadas o íntimas».

En una resolución fechada el pasado 28 de octubre, los jueces adoptan este acuerdo a raíz de las quejas formuladas por varios internos sobre agresiones sufridas en las escaleras del centro durante el motín iniciado en la noche del pasado 18 de octubre y a fin de garantizar sus derechos fundamentales. Esa denuncia también fue planteada por las Asociaciones Coordinadora de Barrios, SOS Racismo, Karibu-Amigos del Pueblo Africano y Pueblos Unidos.