El senador de Podemos Ramón Espinar tuvo la posibilidad de renunciar al piso de protección que compró en 2010 y dejar que corriera la lista de adjudicación, según ha reconocido el presidente de Vitra, la cooperativa que construyó la vivienda. Espinar aseguró ayer ante los medios que la única alternativa que tenía era la de vender, como hizo meses después de adquirirlo. En una entrevista en El programa de Ana Rosa, Naranjo ha explicado el proceso que sigue la cooperativa de viviendas, por el cual se adjudican las casas en función del orden de inscripción en la lista de espera.

El presidente de Vitra asegura que desconocía la solvencia de Espinar

De esta forma, ha dicho que si “pocos meses antes” de vender el inmueble Espinar hubiese avisado de la situación, Vitra podría haber “tirado” de la siguiente persona en la lista de espera y ésta “hubiera puesto al día” lo que hubiera pagado él que, según el propio Naranjo, estaba en torno a los 50.000 euros. Preguntado por la solvencia de Espinar, el presidente ha asegurado que “lo desconocía” en el momento en el que firmaron las escrituras -en presencia de su padre, Ramón Espinar Gallego- pero que fue el banco el que lo declaró “solvente”. Asimismo, Naranjo ha descartado que hubiera ningún trato de favor a Espinar por parte de la cooperativa: “Yo conocí a Espinar hijo el día que le firmé la escritura, no sabía que estaba en la lista”.

Ramón Espinar se acogió al precio máximo autorizado por la Comunidad de Madrid al vender su Vivienda de Protección Pública (VPP) en Alcobendas, lo que le permitió dar un pelotazo de 24.698 euros en un plazo de tan sólo nueve meses. Esta actuación choca frontalmente con el discurso que viene manteniendo el senador de Podemos sobre el uso que ha de tener la vivienda protegida frente a la especulación que reina en la renta libre.

Espinar vendió su apartamento en el año 2011 a razón de 1.940,48 euros el metro cuadrado, en aplicación del módulo que la Consejería de Vivienda había actualizado en virtud de la orden 116/2008 de 1 de abril. Ese precio era el resultado de multiplicar el precio básico nacional (758 euros por metro cuadrado útil) por el coeficiente autonómico (1,60) y por el del municipio en el que se encuentra la vivienda en cuestión (1,60 en el caso de Alcobendas).

La vivienda de Espinar había obtenido la calificación definitiva el 27 de noviembre de 2009 y entonces el precio del módulo venía regulado por la orden 2.863/2004 de 8 de noviembre, que topaba el metro cuadrado en 1.474,09 euros. El hoy senador no tenía ninguna obligación de acogerse al precio máximo y podría haber formalizado la venta aplicando el mismo módulo que estaba en vigor cuando él la reservó, en coherencia con el discurso de Podemos en materia de vivienda. Si se tiene en cuenta que el apartamento tenía una superficie de 53 metros cuadrados, la diferencia se cifra en 24.698 euros (a razón de 466 euros el metro cuadrado).

Espinar logró así una plusvalía en tiempo récord. La compra de la vivienda de protección pública se formalizó en marzo de 2010 y, en agosto de ese año, solicitó autorización a la Comunidad de Madrid para venderla, recibiendo el visto bueno en abril de 2011. Sin llegar nunca a habitarla, dio un pelotazo en apenas nueve meses. “Es legal, pero se beneficia de la normativa vigente, siendo consciente de que hay un enriquecimiento manifiesto en un tiempo récord”, explican las fuentes consultadas por este diario.

No sólo el precio y el beneficio obtenido. El relato ofrecido este miércoles por el senador de Podemos para tratar de justificar la operación de compraventa ofrece otras sombras de duda.

  1. ¿Cómo dio la entrada si no tenía ingresos? Ramón Espinar ha asegurado que tenía 21 años cuando optó al piso y que el dinero de la entrada -una cantidad cercana a los 60.000 euros, según las cifras que él mismo ha aportado- se lo prestaron su padre, su madre y una abuela. “Cuando vendí la vivienda les devolví hasta el último euro”, ha sostenido. ¿Cómo pudo embarcarse en una inversión de 146.224 euros sin garantía de tener  ingresos que le permitiera pagar la hipoteca ni que le concedieran ésta? El senador ha dicho hoy que cuando reservó el apartamento era un estudiante y que esperaba que cuando terminara la carrera pudiera colocarse y obtener ingresos suficientes para pagar la hipoteca.
  2. ¿Por qué la vendió? Espinar firmó la escritura de compra el 16 de marzo de 2010 -entonces le quedaban dos semanas para cumplir los 24 años- y en agosto estaba pidiendo a la Comunidad de Madrid que le permitiera venderla, trámite inexcusable en la vivienda protegida. El argumento esgrimido es que en aquellos momentos era un becario que sólo cobraba 480 euros, 100 euros menos de lo que importaba la cuota de la hipoteca mensual. El senador debía ser consciente desde el principio de la mensualidad a la que tendría que hacer frente cuando le entregaran las llaves y que, al no ser de renta libre, no podría vender la vivienda a un precio superior al de compra.
  3. ¿Es una promoción del Plan de Vivienda Joven? No. En contra de lo que Espinar ha comentado en varios momentos de su conferencia de prensa de este miércoles, el apartamento adquirido por Espinar no forma parte de ninguna promoción correspondiente al Plan de Vivienda Joven de la Comunidad de Madrid, sino de una promoción de vivienda pública promovida por una entidad privada (Vitra).
  4. ¿Cómo entró en el cupo del 15%? Otra incógnita del caso es cómo Ramón Espinar logró formar parte del 15% de propietarios de la promoción que consiguieron comprar la vivienda al margen del cupo general y sin tener que competir con otros aspirantes. A él se le adjudicó la vivienda de forma directa, sin necesidad de participar en ningún sorteo a diferencia de la mayor parte de los propietarios. El suelo en el que se construyeron los pisos los vendió en concurso público de la Empresa Municipal de la Vivienda de Alcobendas SA a Vitra -el conjunto de cooperativas de viviendas impulsada por la Confederación Sindical de Comisiones Obreras (CCOO)- el 15 de septiembre de 2006. Era un suelo público protegido por la Comunidad de Madrid, lo que explica que la promoción se comercializara a un precio inferior en relación a otras viviendas de renta libre en Alcobendas.
  5. ¿Qué relación tenía su padre con el alcalde de Alcobendas? Cuando se desarrolló la promoción de viviendas, el alcalde de Alcobendas era el socialista José Caballero, que dirigió las riendas de este ayuntamiento madrileño durante 24 años (1983-2007). El padre del hoy senador de Podemos, Ramón Espinar  Gallego, coincidió durante años en el consejo de administración de Caja Madrid con José Caballero. Se da la circunstancia de que ambos fueron investigados por el Juzgado Central 4 de la Audiencia Nacional por el uso de las tarjetas black, si bien finalmente las actuaciones contra el ex alcalde de Alcobendas quedaron archivadas por prescripción del delito. No corrió la misma suerte Ramón Espinar padre, que ha sido procesado en esta causa y para el que el fiscal pide una pena de cuatro años de prisión por haber cargado a su tarjeta opaca 178.399,95 euros entre el 5 de enero de 2003 y el 18 de abril de 2010.