Año y medio ha tardado Teresa Rodríguez en hacerse con el control del aparato de Podemos Andalucía. Cuando se convirtió en secretaria general de la comunidad, en abril de 2015, Rodríguez alcanzó un acuerdo con el aparato estatal, entonces controlado por Íñigo Errejón y Sergio Pascual, por el cual se  convertiría en líder del partido, a cambio de que éstos mantuvieran la última palabra en cualquier decisión, ya que tenían mayoría en el Consejo Ciudadano Andaluz, su ejecutiva. En sólo año y medio, Rodríguez ha sabido darle la vuelta a esta situación como a un calcetín.

Rodríguez ha aprovechado la desconfianza de Iglesias en Errejón para consolidarse

La rival más dura de Susana Díaz en el Parlamento andaluz ha sabido aprovechar la desconfianza de Pablo Iglesias en Íñigo Errejón para trazar una alianza con el secretario general frente a un sector crítico en aumento. «El nuevo Pablo Iglesias me gusta más que el de antes», reconoció Rodríguez en una entrevista con este periódico, en la que admitía el viraje a la izquierda, a sus orígenes, del secretario general.

Alianza con Pablo Iglesias

El enfrentamiento entre Iglesias y Errejón por el control de Podemos en Madrid, con la presentación de candidaturas alternativas en sus primarias, adquirió dimensión nacional una vez que Teresa Rodríguez salió en auxilio del secretario general. Aprovechó el proceso abierto en Madrid para consolidarse en la organización y hacerse, de una vez por todas, con el control del aparato, a través también de unas primarias. La apuesta le ha salido bien.

Rodríguez no sólo ha revalidado el cargo con un 75% de los 17.622 votos emitidos, como se preveía, sino que ha infligido un importante varapalo a los errejonistas de la comunidad, que han quedado terceros en votos. La sorpresa ha sido el ‘sorpasso’ interno que ha dado Carmen Lizárraga, presidenta del grupo parlamentario, cuya candidatura ha quedado en segundo lugar, con un 11,59% de los apoyos, frente al 11,16% logrado por Begoña Gutiérrez, secretaria general de Podemos Sevilla y candidata errejonista.

Como resultado, Rodríguez contará con 27 personas de su candidatura en su Ejecutiva, frente a cuatro del equipo de Lizárraga y sólo tres de Begoña Rodríguez, incluido Sergio Pascual, el secretario de Organización que fue destituido fulminantemente por Pablo Iglesias como aviso a Íñigo Errejón.