La secretaria general de Podemos Sevilla, Begoña Gutiérrez, estudia presentar candidatura frente a Teresa Rodríguez para dirigir la organización en Andalucía. «Me están animando muchos compañeros y compañeras. No lo descarto», explica, asegurando que hay que construir el proyecto ‘Andalucía Plaza a Plaza’ antes de «ponerle las caras». En cualquier caso, la candidatura de Gutiérrez, uno de los referentes del sector crítico en la comunidad, supone un desafío a la hegemonía de Teresa Rodríguez y a su alianza con Pablo Iglesias en su pugna interna con Íñigo Errejón.

P.-¿Qué le parece que se le considere la candidata errejonista?

R.-Me he considerado siempre de los círculos, de los inscritos, de la gente que lleva dos años dejándose la piel en esta organización y coge micrófonos en las asambleas a las que asisto. Es la gente con la que me identifico.

R.-Teresa Rodríguez dice que le gusta más este Pablo Iglesias que el anterior ¿Comparte esa opinión?

P.-Nuestro secretario general me merece el máximo respeto porque es el que ha logrado abrir una brecha en el sistema político español y llevar nuestras voces a las instituciones.

R.-¿Y cuál es el papel de Íñigo Errejón?

P.-Es una pieza clave dentro de Podemos.

R.-¿Un referente?

R.-Un referente para muchas personas dentro de la organización.

P.- ¿Podemos se ha equivocado en no negociar la investidura con el PSOE?

R.-Yo siempre he apostado por un Gobierno del cambio. El pacto con Ciudadanos no era un cambio, ya que ha quedado demostrado con su acuerdo con el PP que es un partido de derechas. Estoy de acuerdo con Teresa, Ada Colau y Mónica Oltra en que habría sido preferible un gobierno del PSOE con 85 diputados.

Con 41 años y dos hijos, esta licenciada en Derecho y funcionaria de Justicia se implicó en Podemos prácticamente en sus inicios, en enero de 2014, al entender que podía ser un instrumento útil. Mujer reivindicativa, había participado en las manifestaciones de la calle, en las mareas y en el 15-M cuando se presentó un nuevo proyecto político en la Universidad Pablo de Olavide de Sevilla. «Fui con una amiga y allí conocimos a Pablo, a Íñigo, a Teresa… Me movió escuchar por primera vez a gente que quería materializar lo que llevábamos mucho tiempo pidiendo en las calles. Ellos decían en voz alta lo que pensábamos. Vi que podían dar respuesta a los problemas sociales que sentíamos como comunes. Ese mismo día me sumé a los grupos de trabajo», recuerda, en conversación con El Independiente.

Las cosas se cambian a través de leyes, en las instituciones»

Desde hace año y medio es parlamentaria andaluza. Ha sido miembro de la comisión de investigación sobre el fraude de los cursos de formación; es portavoz en la comisión de Justicia, vocal en la de Economía y Conocimiento y se ocupa de los asuntos relacionados con la Administración Pública. Mientras el Consejo Ciudadano Estatal debate sobre el papel y la utilidad de los diputados en el Congreso, ella tiene que realizar siete intervenciones en dos comisiones parlamentarias distintas, prácticamente saltando de una a otra, mientras recibe a colectivos en el Parlamento andaluz, el primero en tener a representantes de Podemos.

Por este motivo, el debate que plantea ahora Pablo Iglesias sobre la función de los diputados y senadores, en Andalucía se considera superado. «El debate estatal me pilla un poco lejos, pero creo que la función en las instituciones es clave, como estar en las calles. Hay que lograr el equilibrio entre ambos. Y hay que seguir sumando a muchísima gente que falta, hay que dirigirse a esa gente», explica, mientras hace balance de su año y medio en la institución.

Pequeños logros diarios

«Desde fuera hay una imagen irreal de lo que pasa dentro. Realmente hay muchísimo trabajo y se pueden conseguir muchísimas cosas. Esos pequeños logros que vamos consiguiendo día a día, como acabar con algunos recortes en los servicios públicos, hace que tenga sentido que hayamos entrado en las instituciones. Con este trabajo, en el Parlamento se podrían resolver muchos problemas de los andaluces. Con debate y el diálogo puedes alcanzar realmente soluciones que beneficien a la ciudadanía en su conjunto», asegura, recordando cómo la Cámara ha tumbado por primera vez en la historia democrática andaluza un decreto ley al Gobierno socialista, en este caso una Ley de Función Pública que, a su juicio, perjudicaba a los funcionarios y abría las puertas al enchufismo del PSOE.

P.-¿Cree usted que Podemos corre peligro en las instituciones, como sostienen Pablo Iglesias y Teresa Rodríguez?

R.-Como nunca he dejado de estar en la calle, no lo vivo como un peligro en ningún caso. Es una herramienta más para llevar la voz de la ciudadanía y cambiar las cosas desde donde se pueden cambiar, a través de leyes que beneficien a los andaluces. Al lograrlo cobra sentido nuestra presencia en las instituciones. Yo no soy política profesional, yo me reúno con los colectivos que me cuentan la problemática que están padeciendo y las soluciones que ven posibles. Sigo yendo a todas las manifestaciones, no he dejado de ir, pero además, ahora me han elegido para representar a los ciudadanos. ¿Cómo puedo ser útil a esas personas? Somos una herramienta. Se puede lograr el equilibrio, lo vivo en carne propia».

Rendición de cuentas

Los que animan a Begoña Gutiérrez a presentar candidatura aseguran que es una mujer de las bases. Como secretaria general de Sevilla tiene reuniones mensuales con los representantes de los doce círculos territoriales y los tres sectoriales de la ciudad. También ha creado un espacio de trabajo bimensual abierto a cualquier militante. Además, lleva a rajatabla la rendición de cuentas. Una vez al mes se reúne con los secretarios generales de la provincia y sus representantes en el Parlamento, el Congreso y el Senado para facilitar el cauce de las propuestas. A esas citas se suma un Consejo Ciudadano Local mensual. «Todas nuestras iniciativas institucionales tienen a un colectivo social detrás. Así vamos recogiendo y trasladando las demandas de la ciudadanía», explica.

El 15-M marcó los grandes consensos sociales, lo que nos une a todos, ahora hay que materializarlos»

Desde su punto de vista, Podemos Andalucía necesita un modelo de organización más transversal que apele a las mayorías sociales. «Esa fue la belleza del 15-M. Se pusieron sobre la mesa los consensos sociales y ahora hace falta un Podemos que sirva de herramienta para materializar esos consensos. Los de abajo frente a los de arriba, de todas las edades y todas las capas sociales», rememora. «Debatir está muy bien, me encanta y lo hago donde haga falta», pero «quizás por deformación jurídica creo que las cosas se cambian con las leyes», puntualiza.

En este sentido, Begoña Gutiérrez comparte con Teresa Rodríguez la tesis de que Podemos «tiene que ser de las bases» y construirse desde abajo. «Pero en otros asuntos difiero. En el manifiesto de su candidatura apela a construir un sentido común nuevo. Yo creo que la sociedad ya lo construyó el 15-M. Ya sabemos lo que nos une a todos», asegura.

En su proyecto, defiende el «extraordinario» trabajo del grupo parlamentario andaluz. Pero lamenta que a la organización «le ha faltado dinamismo, acercamiento a las bases», así como un «modelo partido más transparente, más transversal, más cercano a los círculos, con mayor capacidad de diálogo y rendición de cuentas». Pero, ¿ésa no es una propuesta común a todas las candidaturas de Podemos, tanto en Madrid como en Andalucía? «Del dicho al hecho… El movimiento se demuestra andando», zanja.

La diputada asegura que su paso por la política es provisional y que el día que no se sienta útil volverá a su puesto en el juzgado. “Mi mesa me está esperando, yo he venido aquí para cambiar las cosas y a mejorar la vida de mis hijos. Creo que  es posible. Soy de las que se lo cree, el día que deje de creérmelo me vuelvo la juzgado con mis compañeros, a los que echo mucho de menos, y a dedicar más tiempo a mis hijos. Creo que merece la pena de aportar este granito de arena para cambiar las cosas”, mantiene.