El Congreso es hoy un escenario solemne en el que ya se han sucedido los primeros choques entre las tradiciones de la apertura de las Cortes y las dinámicas que defienden las nuevas formaciones. Podemos, que ya advirtió de que no asistiría al desfile real, ha protagonizado la primera de las escenas a la llegada al Palacio, donde se ha quejado de que el PP ocupara su lugar en la Cámara, un lugar al que en esta ocasión excepcional acuden también los senadores, además de los diputados. Esta situación hace que se tengan que poner sillas adicionales para dar cabida a todos los asistentes.

¿Cómo no van a dejar espacio a la tercera fuerza política?», se preguntaba Iglesias

«No puede ser que todo el Hemiciclo lo ocupen senadores del PP, no es serio» ha comenzado Iglesias. «¿Cómo no van a dejar espacio a la tercera fuerza política?», se preguntaba, a la vez que señalaba el acuerdo con Ciudadanos en este punto. Además,  Iglesias ha comparado estos hechos con «maniobras de colegio» consistentes en «llegar antes a clase para dejarnos atrás». Según el diputado, «a lo mejor antes [los populares] estaban acostumbrados a que fuera sólo de ellos, pero esto es de los ciudadanos y tiene que haber un respeto», ha lamentado.

Sáenz de Santamaría afirma que hoy hay «asiento libre»

El líder de Podemos ha señalado que los representantes deberían ocupar el espacio asignado a su grupo habitualmente, una petición que ha trasladado a las «autoridades protocolarias», que finalmente han añadido sillas adicionales en la zona de los diputados de Unidos Podemos, donde tanto Iglesias como Íñigo Errejón han ocupado sus asientos habituales. Sobre este asunto, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha recordado que un día como hoy «es de asiento libre» en el Congreso. «Espero que cuando llegue al banco azul tenga hueco. A lo mejor hay alguno que ya está ensayando para estar en el Gobierno», ha bromeado.

Gestos republicanos ante el Rey

Los diputados de IU, integrado en Unidos Podemos, han lucido durante el acto un lazo con los colores republicanos en las solapas. Una protesta simbólica que podría haberse pasado por alto pero que ha venido reforzada por el despliegue de una bandera republicana dentro del Hemiciclo mientras el Rey Felipe VI daba su discurso. El gesto ha venido por parte del senador navarro de IU, Iñaki Bernal, que ha mantenido el símbolo desplegado en su asiento, en la parte alta de la Cámara durante buena parte del discurso del Rey. Los diputados de Unidos Podemos también se han desmarcado de algunos gestos tradicionales en este tipo de actos. Mientras sonaba el himno de España y a la llegada de Felipe VI, han permanecido sentados en sus escaños y, en un momento del discurso del Rey en el que hacía alusión a las víctimas de ETA, todos los presentes han estallado en aplausos ante el mutismo de los senadores y diputados de este grupo. Al final del acto, la escena se repetía, y estos representantes permanecían sentados y sin aplaudir mientras el resto de asistentes se incorporaban y palmeaban en señal de respeto.