La apertura solemne de las Cámaras ha permitido vislumbrar la foto fija de lo que va a ser esta XII legislatura, con unos grupos políticos que quieren dejarse notar en su cuestionamiento institucional, hoy plasmado en la figura del jefe del Estado. Es por ello que la gran mayoría de los diputados y senadores, en esta sesión conjunta, han querido mostrar con un largo aplauso tanto a la llegada de Don Felipe como al término de su discurso, el apoyo del Parlamento.

Los partidos constitucionalistas se han empleado a fondo para compensar las muestras de rechazo que Podemos, Bildu, la antigua Convergencia y, hasta el PNV han expresado negándose a aplaudir o, incluso, no levantándose de las sillas que hoy han sustituido a los escaños para que entraran todas sus señorías.

Podemos, Bildu, PDC y hasta PNV han conformado el frente «antisistema»

Esta situación se ha reproducido también cuando el Rey y la presidenta del Congreso, Ana Pastor, han hecho mención en sus respectivos discursos a las víctimas del terrorismo o la unidad de España. Se ha visualizado una clara división que va más allá del eje izquierda-derecha pues tiene mucho que ver con el posicionamiento entre constitucionalistas frente a los que cuestionan las bases de la Carta Magna y del modelo de Estado, con lo que tiene de deslegitimación de las instituciones, aunque tanto el PNV como la antigua Convergencia participaron en ese proceso durante la Transición.

Así, a las tensiones que en los últimos días han protagonizado PP y PSOE a cuenta de la presidencia de las comisiones parlamentarias, con la negativa, en el último momento, a aceptar al reprobado Jorge Fernández Díaz en la de Exteriores, y el voto a favor de la derogación de la polémica Lomce, que apoyó la oposición en pleno, se suma un nuevo frente encabezado por Podemos que necesita marcar distancias con el PSOE y que va aprovechar todos los escenarios posibles.

Pastor ha pedido que la legislatura transcurra por «el camino del diálogo»

En un acto que es tradición en todos los sistemas parlamentarios del mundo, sean monarquías o no, no faltaron las banderas o enseñas republicanas o las ya famosas camisetas del diputado Cañamero, que hace de su cuerpo un slogan olvidando que los españoles que votaron la Constitución eligieron, sí, una monarquía parlamentaria.

Pastor ha dicho que el Parlamento es «el principal foro de debate político», que la Constitución «nos pertenece y obliga a todos» y que todo debe transcurrir «por los caminos de la palabra y del diálogo». Ha agregado que esta legislatura exige «altura de miras sin posiciones maximalistas, argumentando y cediendo». Quizá muchos parlamentarios no se han enterado de esto. Andaban más ocupados en sus móviles y en correr hacia la prensa al término del acto para dar clases de patriotismo. Objetivo cumplido.