La palabras de Cristina Cifuentes han despertado críticas tanto dentro como fuera del Partido Popular. La presidenta de la Comunidad de Madrid aseguró este jueves que los madrileños están pagando 3.000 millones de euros «para que los andaluces tengan sanidad y educación», una afirmación que ha despertado recelos entre los populares andaluces. Su líder, Juanma Moreno, ha admitido que llamó a la dirigente para «pedir explicaciones» sobre sus palabras, y ha afirmado que su partido luchará «con uñas y dientes con todo aquel que intente romper el principio de solidaridad entre españoles».

Así lo ha expresado el presidente del PP andaluz este viernes durante un acto de la Asociación de Trabajadores Autónomos de Andalucía (ATA), donde quiso remarcar el carácter distendido de la conversación que se produjo «en el calor de un debate». Moreno ha querido justificar, en cierta medida, las palabras de Cifuentes alegando que «cuando haces intervenciones públicas todos los días, a veces estás más afortunado y a veces más desafortunado».

El presidente andaluz ha querido recordar que su formación «jamás permitirá que se rompa el principio de solidaridad entre españoles», a lo que ha añadido: «Que eso lo tenga claro todo el mundo, compañeros de mi partido y adversarios políticos».

Las críticas llegaron en primer término desde el PSOE. El portavoz de su Gestora, el andaluz Mario Jiménez, ya lanzó duras críticas este jueves en la sede en Ferraz, acusando a la presidenta de Madrid de una actitud «profundamente insolidaria» e «irresponsable», además de defender que sus palabras se enmarcan en una «profunda y gravísima ignorancia».

«No salen camiones de dinero a Andalucía o a otros territorios para pagar el sistema sanitario», destacó el portavoz de la gestora del PSOE, que vio en las palabras de Cifuentes un «intento» de establecer diferencias «que no se corresponden con la realidad», algo que, a su juicio, alimenta «un conflicto entre territorios».