El Estado Islámico de Irak y Siria (ISIS, en sus siglas en inglés) llegó a tener bajo su control entre 35.000 y 75.000 cuentas de Twitter en sus momentos de mayor apogeo para distribuir sus vídeos propagandísticos, con los que han logrado reclutar para la causa a miles de combatientes extranjeros e infundir miedo en la población a nivel mundial.

La conocida red social se convirtió en una alternativa a los foros para la organización terrorista. Crear una cuenta en Twitter es sumamente sencillo y ofrece numerosas prestaciones, como la descarga de archivos con información para captar a potenciales seguidores y adoctrinar ideológicamente a éstos.

La utilización de las redes sociales para la difusión de mensajes audiovisuales con fines propaladores es una de las principales estrategias de comunicación que la organización yihadista ha utilizado en los últimos años para «conectar directamente con sus audiencias», destacan fuentes de la lucha antiterrorista en España. Éstas cifran en un millar el número de vídeos que el ISIS ha editado y difundido tan sólo en los últimos dos años.

El ISIS creó una red de 36 productoras audiovisuales para distribuir vídeos y llegar a su audiencia

Para ello, el grupo fundamentalista ha creado una red formada por 36 productoras audiovisuales en Siria, Irak, Egipto, Libia, Yemen, Argelia, Túnez, países del África Occidental, Rusia y Afganistán con el objetivo de distribuir «productos culturales segmentados y personalizados para cada audiencia». Captar adeptos y propagar el terror.

El análisis de los vídeos ha permitido concluir que en el 16% de los mismos se muestran ejecuciones de rehenes, alrededor de 1.500. El 90% fueron musulmanes de Irak y Siria. «Más del 50% de los vídeos que muestran ejecuciones están inspirados en las películas y los videojuegos más populares entre los ciudadanos más jóvenes de todo el mundo», detallan las fuentes. Y advierten: «El ISIS está hablando en el mismo lenguaje cultural que sus audiencias potenciales con el objetivo de seducirlos».

Un estudio realizado por investigadores del Centro de Combate al Terrorismo de la Academia Militar de EEUU -ubicada en West Point, al Norte de Nueva York- ha puesto de manifiesto que la producción de vídeos y mensajes en Twitter con imágenes se alcanzó en agosto de 2015 con más de 700 artículos. La presión militar sobre el Daesh -acrónimo árabe del Estado Islámico- posibilitó que esa cifra se redujera a menos de un tercio un año después. También ha contribuido la compañía propietaria de Twitter al suspender a los partidarios del Daesh.

La estrategia audiovisual le permitió captar un 70% más de seguidores para combatir en Irak y Siria

«No es sólo la disminución numérica. Ahora el califato presenta una gran incapacidad para decir que están haciendo las cosas que les convierte en un Estado; y eso era lo que antes les permitía tener un gran atractivo», ha declarado Daniel Milton, profesor asociado en el departamento de Ciencias Sociales y director de investigación del Centro de Combate al Terrorismo de West Point.

Esa apuesta por la comunicación audiovisual había dado frutos a la organización de radicales pastoreados por Abu Bakr al-Baghdadi, el autoproclamado califa de los musulmanes. Se calcula que, desde que el ISIS puso en marcha su campaña audiovisual, el número de combatientes desplazados a Siria e Irak para luchar con el grupo terrorista ha llegado a incrementarse un 70% hasta los 35.000.

Pero a medida que el ISIS iba perdiendo posiciones y líderes por el éxito de la ofensiva militar de EEUU y sus aliados, no sólo ha quedado mermada la actividad propagandística sino que además se ha reducido de forma significativa el reclutamiento de activistas procedentes del extranjero.

¿Cómo lidiar con los niños que han vivido esta experiencia? Será un problema», advierten

A finales de 2015, los sitios especializados en localización de islamistas radicales para bloquearlos Ghost Security y Heavy descubrieron la existencia de una aplicación para dispositivos móviles android -llamada Amaq News- que ofrecía propaganda en tiempo real y permitía descargar vídeos. Se trataba de una app sólo operativa en territorios bajo control del Daesh -acrónimo árabe del Estado Islámico- y que ha permitido a los servicios de Inteligencia acceder a información sobre algunas acciones.

Pese a la reducción de la propaganda, los especialistas no ven el fin de la amenaza yihadista y advierten del efecto que a largo plazo puede tener el adoctrinamiento en la población infantil que crece en territorios sirios e iraquíes controlados todavía por la organización. «¿Cómo lidiar con todos los niños que han tenido estas experiencias y que han sido expuestos a esta visión del mundo? Esto va a ser un problema a largo plazo», augura el profesor Milton.

España y el ‘grupo Al Ándalus’

España no escapa a la amenaza yihadista, como otros países. Como puso de manifiesto la Fiscalía de la Audiencia Nacional en su memoria correspondiente a 2015, el riesgo de acciones terroristas se encuentra «vigente» por parte de «combatientes extranjeros retornados y desplegados en Europa», así como por células locales del Daesh reclutados por aquéllos . Es el denominado grupo “Al Andalus” el que tendría como objetivo concreto perpetrar ataques en España.

A fecha de 9 de noviembre, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado habían detenido a 54 personas vinculadas al terrorismo yihadista en lo que va de año en el curso de 27 operaciones. El Levante español es la zona en la que más arrestos se producen.