Ya es oficial lo que hasta ahora era un secreto a voces. El recién investido presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya ha anunciado que presentará su candidatura para ser reelegido presidente del PP en el próximo Congreso Nacional del partido, que se celebrará en Madrid del 10 al 12 de febrero, según ha informado Pablo Casado en rueda de prensa tras el Comité de Dirección del partido.

El vicesecretario de Comunicación del PP ha insistido en que esto no es «ninguna novedad», puesto que el presidente ya había anunciado su intención de presentarse, pero que hará efectiva su candidatura a lo largo de esta semana, antes de que el 24 de noviembre se cierre el plazo de presentación de candidaturas, para el que son necesarios 100 avales.

En el PP califican el anuncio de una «buena noticia» y dan por hecha su reelección. «No deja de ser muy buena noticia para el partido que la persona que ha llevado al PP a varias victorias electorales siga al frente de partido», ha defendido Casado, que ha cerrado filas en torno al presidente de Gobierno y ya ha transmitido el apoyo de la dirección del partido a Rajoy.

La elección será a través de compromisarios, no mediante primarias

«Él le da toda la importancia al partido», ha resaltado el vicesecretario popular, que ha recordado el quinto aniversario que se cumplió el domingo desde que Mariano Rajoy fue elegido en 2011, un tiempo en el que, ha defendido el dirigente popular, «no ha defraudado a los españoles», y del que ha hecho un «balance positivo, incluso de este año de Gobierno en funciones».

Respecto a las votaciones, Casado ha vuelto a defender el sistema de elección en el Congreso Nacional, que será a través de compromisarios provinciales y no mediante la elección directa de los afiliados en primarias, es «igual de democrático que otros sistemas» y ha dicho no admitir «lecciones de democracia interna de otros partidos que sólo han admitido los resultados cuando les ha interesado». En este sentido, ha destacado que el método permite «más libertad» a los afiliados para presentar sus candidaturas, puesto que sólo son necesarios 100 firmas frente al aval del 20% de la militancia de formaciones como el PSOE. Así, ha querido remarcar que el método de elección que salga del XVIII Congreso Nacional será el que se aplique en los próximos congresos, y que «serán los militantes los que podrán pensar alternativas a este sistema».