El cambio de rumbo que se ha producido entre las filas del PP ha sido afeado por el presidente de honor del partido, José María Aznar. El ex presidente de Gobierno ha expresado este miércoles su pesar por el fallecimiento de la ex alcaldesa de Valencia Rita Barberá, ha lamentado que «haya muerto habiendo sido excluida del partido al que dedicó su vida» y ha reivindicado su figura «incuestionable» dentro del partido.

En un comunicado, Aznar ha lamentado también su fallecimiento «antes de ver archivada la causa abierta contra ella».  «Y con ello, restablecido el buen nombre que para mí siempre tuvo», ha remachado Aznar, en una declaración que llega dos días después de que declarara ante el Tribunal Supremo por presunta financiación ilegal, en una causa que ahora será previsiblemente archivada.

El ex presidente se ha declarado «consternado» por la muerte de la actual senadora y ha remarcado que con ella se pierde «a una española orgullosa de serlo y a una valenciana que trabajó durante más de treinta años por su tierra y por España». «Su impronta como alcaldesa de Valencia es incuestionable, como lo es su figura en el Partido Popular», ha subrayado Aznar, que finaliza su nota transmitiendo sus «condolencias a su familia y a los ciudadanos de Valencia».