El juez Eloy Velasco ha citado a declarar a Francisco Granados, el jefe de la operación Púnica, para que declare voluntariamente. El que fuera número dos del Partido Popular en Madrid ha pedido comparecer ante el juez después de que la Audiencia Nacional se haya negado a dejarle en libertad por el «presunto acopio de importantísimas sumas de dinero de ajena procedencia». Fuentes jurídicas sospechan que esta petición no busca colaborar con la justicia que se traduciría en facilitar información y traspasar a la justicia el dinero que tiene escondido en paraísos fiscales y que habría obtenido del cobro de comisiones ilegales por adjudicaciones públicas.

Dos años en prisión

Granados ingresó en prisión en octubre del 2014 y es el único de los más de 100 imputados que permanece ingresado por el riesgo de fuga y la destrucción de pruebas. Su mano derecha en esta trama de corrupción (el 3% madrileño), David Marjaliza, salió de la cárcel tras colaborar con la justicia. El que fuera consejero de Interior en la Comunidad de Madrid ha negado hasta ahora su participación en esta trama de corrupción aunque ya ha reconocido que era el dueño de un millón de euros que se localizaron en la vivienda de sus suegros escondidos en un altillo de un armario.

Fuentes judiciales han apuntado que el juez estaría dispuesto a cambiar la situación de Granados si facilita las claves para repatriar el dinero que tiene escondido en el extranjero. «A estas alturas ya no vale con que reconozca los hechos, sino que tiene que devolver el dinero que ha robado a los españoles», apuntan estas fuentes. La citación es obligatoria cuando la reclama un imputado, según se establece la ley de enjuiciamiento criminal.