El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, ha afirmado este lunes que está «absolutamente tranquilo» en relación con la aparición de su nombre en un listado de personas que, supuestamente, habrían recibido regalos por parte del dueño del Grupo Monbús (investigado por cohecho en la Operación Cóndor), y ha aseverado que este «asunto» «se disolverá por sí solo».

Así lo ha manifestado, en declaraciones a los medios, tras participar en una jornada celebrada en Vigo, con motivo del 30 aniversario del periódico Expansión. Tras el acto, y a preguntas de los periodistas sobre la supuesta recepción de esos regalos (botellas de vino por valor de más de 2.000 euros), Núñez Feijóo ha repetido que no conoce más que las «filtraciones parciales» de un informe de Vigilancia Aduanera publicadas por varios medios informativos.

En todo caso, y sin reconocer ni negar que hubiese recibido los obsequios, el presidente gallego ha insistido en que está «absolutamente tranquilo», y que los propios medios de comunicación han publicado que el empresario investigado, Raúl López, «afirma que está decepcionado» porque el titular de la Xunta no le recibía «y decía que tenía una relación fría» con él. «No tengo mucho más comentario que hacer», ha apostillado Feijóo.

Asimismo, ha recordado que, «viendo que este tipo de cuestiones empezaban a tener distintas interpretaciones», el Gobierno gallego aprobó en 2014 un código ético que impide a los cargos y funcionarios públicos recibir «ningún tipo de atención» por valor superior a 90 euros. «Estamos cumpliendo ese código de forma estricta», ha añadido.

«En relación con filtraciones totales o parciales, me siento absolutamente tranquilo, como no puede ser de otro modo. Ese asunto se concreta por si solo, y supongo que se disolverá por si solo», ha concluido.