El juez José de la Mata sostiene que la familia Pujol funciona como «una organización» que lleva años «orquestando» una estrategia «compartida y coordinada» para desarrollar «negocios económicos, generar réditos, ocultarlos y distribuirlos con unos criterios establecidos para conseguir el lavado» de este dinero. Por ello, ha aceptado investigar al matrimonio Pujol y a seis de sus siete hijos en la misma causa y ha citado a Oleguer Pujol como imputado por un delito de blanqueo de capitales para el próximo mes de enero.

El togado ha tardado casi dos meses en aceptar la investigación que le remitió su colega Santiago Pedraz que desde el 2014 indagaba siete pelotazos de Oleguer Pujol. Pedraz le mandó esta instrucción ante la sospecha de que parte de los fondos que usó el menor de los hijos Pujol los destinó a la compraventa de 1.152 sucursales del Banco Santander en el 2007 y que estos procedían de «la caja común» que la familia ocultó durante años en Andorra.

Pautas comunes de comportamiento

De la Mata asume esta tesis y une a la causa que él dirige contra el matrimonio Pujol-Ferrusola, su primogénito, Jordi, y cuatro de sus hermanos (Oriol es el único que queda fuera) el proceso contra Oleguer. «La acumulación es necesaria», asegura. El togado explica que sus investigaciones han acreditado que la familia Pujol funciona como una organización «por pautas comunes de comportamiento, coordinación de actividades, asignación de roles, distribución de cantidades multimillonarias en función de los ingresos en cuentas ocultas en el extranjero y el sistema de rendición de cuentas».

Al frente de esta red se sitúa Jordi Pujol hijo, que junto a su ex mujer Mercè Gironés montó un entramado de sociedades instrumentales para canalizar «capitales de presunto origen criminal para realizar inversiones» y pagar gastos en España y en el extranjero, según el togado. Estas empresas llegaron a facturar 11 millones de euros por tareas de asesoramiento, consultoría e intermediación a empresas que lograban adjudicaciones públicas en Cataluña. Asimismo, Pujol Jr. contaba con otras empresas internacionales «para repatriar y blanquear capitales fuera de España».

La herencia del abuelo

Estas actividades se pusieron en marcha con la apertura de una cuenta en Andorra con fondos de origen desconocido, según el juez, que rechaza la versión ofrecida por el ex president de la Generalitat Jordi Pujol, quien en un comunicado oficial reconoció que había escondido en Andorra la herencia de su padre, Florenci. Sin embargo, el togado asegura que este dinero procede del pago de comisiones.

Pujol hijo era el encargado de gestionar el patrimonio familiar y contó con testaferros que le ayudaron a ocultar sus ganancias en México, Andorra, Estados Unidos, Paraguay, Argentina y Panamá. Además, se encargaba de traspasar a su madre y sus hermanos la parte que les correspondía de los ingresos en la cuenta de Andorra.

Un pelotazo de más de 2.000 millones de euros en el 2007 por la compraventa de oficinas del Banco Santander

Oleguer Pujol, desde 1992 hasta el año 2000, recibió 11 transferencias de su hermano Jordi. Por ello, ahora se va a investigar si usó parte de este capital en la compraventa de las oficinas del Santander en el 2007 por un importe de más de 2.000 millones de euros. El juez le indaga por «ocultamiento y blanqueo de comisiones» por esta operación. Un negocio en el que también participaron los hijos del empresario Javier de la Rosa, Gabriela y Javier, y José María y José Luis Villalonga.

Nuevas imputaciones

Los cuatro han sido también imputados por blanqueo de capitales y han sido citados a declarar un día antes que Oleguer Pujol el próximo mes de enero. Se da la circunstancia de que el hijo menor de Pujol no ha declarado hasta ahora, a pesar de que estuvo detenido durante horas cuando la policía registró su casa en octubre del 2014.

El togado también ha pedido a las autoridades holandesas que interroguen a dos empresarios de este país que facilitaron al menor de los hijos Pujol las sociedades para «ocultar sus ganancias» y los medios para «introducir en el tráfico legal» el dinero obtenido en este pelotazo. Estos intermediarios cobraron por estos trabajos 253.000 euros. Por ello, el magistrado asegura que su relación con Oleguer Pujol «ha sido continuada en el tiempo, eficaz y lucrativa».

El togado descubre que el empresario Villarubí es titular de una cuenta en Andorra y le llama de nuevo a declarar

Asimismo, el juez ha citado, de nuevo, a declarar al empresario Carlos Villarubí, amigo de Pujol padre al descubrir que es titular de una cuenta en Andorra. En esta causa están imputados una veintena de personas acusadas de los delitos de fraude fiscal, blanqueo de capitales y falsedad. Entre ellos figuran reputados empresarios como Carlos Sumarroca y su hijo y Luis Delso.

Sin secreto sumarial

Estas declaraciones se llevarán a cabo el próximo año para que los imputados tengan tiempo de examinar la documentación que el juez ha reunido contra ellos en las dos piezas que tenía declaradas secretas. El togado ha levantado esta medida y dará traslado a los investigados de las pruebas aportadas por Andorra como los movimientos de la cuenta abierta por Pujol hijo, aunque su padre se declaró titular de la misma cuando su primogénito se encontraba en el proceso de separación de su ex mujer, según la versión que ofreció al juez.

En esta causa han declarado ante de la Mata el matrimonio Pujol y sus hijos, Jordi, Josep y Pere. El juez retiró el pasaporte al primogénito de los Pujol y no acordó ninguna medida contra el resto.