Anticapitalistas se une a las críticas lanzadas por los errejonistas a la propuesta que presentó ayer Pablo Echenique sobre el modelo de Vistalegre II que configurará la futura dirección de Podemos. Si el secretario de Organización defendía su sistema era una corrección del sistema Borda para darle más proporcionalidad, la corriente liderada por Miguel Urbán niega la mayor, asegura que se trata de un método poco democrático y acusa al oficialismo de intentar forzarles a un pacto con la propuesta de Pablo Iglesias.

“La propuesta de Echenique es un sistema mayoritario que primar con fuerza a la primera lista”, señala el grupo en un comunicado. El sistema Desborda, que ha sido avalado por la dirección de Podemos, proponía premiar a la fusión de candidaturas y a las propuestas minoritarias, provocando así un efecto sándwich que amplía la representación por arriba y por abajo y que perjudica a los puestos medios en la votación segunda Asamblea Ciudadana de Podemos.

Critican que Iglesias busca “la unidad” en torno a él, en lugar de acuerdos reales

Esta corriente ha denunciado, además, que la iniciativa de Iglesias conlleva una amenaza velada contra sus intereses, que les obligaría a buscar pactos interesados para reforzar la figura de Pablo Iglesias, en lugar de buscar alianzas reales: “El objetivo de esta propuesta de votación es claro: presionar al sector radical a un pacto y construir la unidad en torno al secretario general, no a acuerdos concretos una vez presentadas democráticamente las propuestas y listas”, critican en el texto difundido, que apela a una cita de uno de sus integrantes, Diego Pacheco, sobre la propuesta de Echenique: “Desborda tanto los sistemas proporcionales que vuelve a ser un sistema mayoritario”.

Esta corriente también ha hecho un llamamiento a “lograr un acuerdo entre las propuestas” para definir el modelo de Vistalegre II que definirá la composición del partido. Lo hace en el último día de plazo en que es posible alcanzar estos pactos y en que están abiertas aún todas las puertas. Aunque todo apuntaba a que los anticapitalistas podían repetir la fórmula que llevaron a cabo en Madrid y unirse con el oficialismo, las críticas al sistema de Iglesias alejan esta posibilidad y acercan posturas con los errejonistas.

Los líderes anticapitalistas lideraron la oposición a Iglesias en Vistalegre I junto a Echenique

Anticapitalistas tiene puntos en común con los errejonistas en cuanto al proyecto organizativo y a los documentos éticos, pero comparte con Iglesias la tesis que se refleja en el documento político. Así, si sale adelante la propuesta del secretario general, por el que las votaciones de documentos y de candidaturas se hacen de forma simultánea, URbán no podría pactar con el sector de Errejón ni siquiera en los asuntos que tienen en común, puesto que obligaría a votar en bloque y, ni errejonistas ni anticapis, podrían compatibilizar sus diferencias políticas en una misma propuesta.

Izquierda Anticapitalistas ha escenificado con sus palabras una ruptura. La afinidad entre los llamados ‘anticapis’ y el oficialismo a nivel Estatal se basa tanto en la postura política, más virada a la izquierda, como a la vieja alianza entre sus líderes: si en Vistalegre I Teresa Rodríguez o Miguel Urbán ejercían la principal oposición a Iglesias junto a Pablo Echenique, ahora éste ha pasado de la oposición al oficialismo después de su nombramiento como secretario de Organización el pasado abril, tras la destitución de Sergio Pascual, mano derecha de Iñigo Errejón.