Francisco Granados ha cumplido con los vaticinios y ha negado ante el juez Eloy Velasco que tenga dinero oculto en paraísos fiscales procedentes del cobro de comisiones en la Operación Púnica, el llamado 3% madrileño. También ha rechazado que haya financiado ilegalmente al PP de Madrid y ha cargado durante su declaración contra su mano derecha en esta trama, David Marjaliza, que se ha arrepentido y ha reconocido que esta red cobraba comisiones a empresarios a cambio de adjudicaciones públicas.

El ex número dos del PP en Madrid ha comparecido ante el magistrado a petición propia para dar su versión de los hechos tras la asunción de responsabilidades de Marjaliza que reconoció que había cobrado millonarias comisiones por planes urbanísticos y que había sobornado a empresarios y políticos para lograr sus objetivos. Sin embargo, Granados durante su declaración, que se ha prolongado durante casi tres horas, no ha aportado datos que muestren un arrepentimiento, según fuentes jurídicas.

La repatriación del dinero

Fuentes presentes en la declaración han explicado que el juez Velasco ha iniciado el turno de preguntas. El magistrado se ha interesado por el dinero que Granados oculta en paraísos fiscales y le ha preguntado si tiene intención de reintegrarlo a España. El ex dirigente popular ha asegurado que es «una suposición que tenga dinero fuera».

Además, el togado le ha mostrado una agenda en la que Granados anotó cantidades junto a siglas que han sido identificadas por Marjaliza como Javier López Madrid, yerno de Juan Miguel Villar Mir de OHL, y de Beltrán Gutiérrez, ex gerente del PP en Madrid. El ex dirigente popular ha asegurado que estas cifras no guardan relación con la financiación ilegal del partido sino que eran apuntes de la contabilidad de la formación sobre actos del partido y gastos de campaña. El juez tiene abierta una pieza para investigar la supuesta financiación ilegal del PP en Madrid en la que ya han declarado López Madrid y Gutiérrez.

Asimismo, el magistrado le ha preguntado si esconde más dinero como el millón de euros que se localizó en la casa de sus suegros y el ex mando del PP ha sostenido que este era todo el capital que tenía y que procedía de su anterior etapa cuando trabajó en un banco y con ironía ha afirmado que «ya le gustaría tener más dinero en Suiza». También ha manifestado que no comentó la existencia de esta maleta, localizada en un altillo de un armario, en sus anteriores declaraciones porque no se le preguntó por este hecho.

Rebate a Marjaliza

A partir de este momento, ya a preguntas de su abogado, se ha dedicado a rebatir las acusaciones de su antiguo amigo, Marjaliza. Fuentes presentes en su declaración han asegurado que ha negado que él pudiera aprobar adjudicaciones públicas a empresarios en sus cargos de alcalde de Valdemoro (Madrid) o en la Comunidad de Madrid. También ha sido muy prolijo en negar el contenido de los informes policiales que le acusan de haber blanqueado dinero con la compra venta de casas.

Además, Granados se ha quejado de los dos años que lleva en prisión y ha asegurado que «lo está pasando muy mal» tras asegurar que «siempre ha defendido el interés público». Fuentes jurídicas han dado escaso valor a esta comparecencia por lo que no está previsto que el juez le deje en libertad, aunque lo más probable es que el letrado del ex mando popular vuelva a pedir que se acuerde su libertad.

Los antecedentes

La sala penal confirmó el pasado mes de noviembre que Granados debe permanecer en la cárcel por el «presunto acopio de importantísimas sumas de dinero de ajena procedencia». El ex mando del PP es el único imputado que está en la cárcel en esta causa que se abrió en octubre del 2014.